jueves, 16 de julio de 2009

Harry Potter y el Misterio del Príncipe (Harry Potter and the Half-Blood Prince, 2009)

Recomendada para: Fans de la serie, en especial a los que sí les gustó el libro 6, y quienes han disfrutado de las películas anteriores
No recomendada para: Detractores de Harry Potter y los fans más puristas.
Algunos lo aman y otros lo odian, sea cual sea la postura que uno tome hay que admitir que el fenómeno Harry Potter trasciende en muchos niveles y que ha marcado a toda una generación del mismo modo que Star Wars lo hiciera en su momento. Después de 2 años (incluídos 6 meses de retraso disque por la huelga de guionistas) de espera por fin llega a las salas de cine la adaptación de la sexta aventura del joven mago. Acudí el pasado jueves a medianoche al estreno y -al igual que el libro- la película me decepcionó bastante, no valió la pena la desvelada.

Es el 6º año de Harry Potter (Daniel Radcliffe) en Hogwarts y pareciera que las cosas en el mundo mágico van de mal en peor. Las fuerzas de Voldemort han comenzado a movilizarse, reclutando nuevos miembros y atacando tanto a magos como a muggles (los humanos oridnarios y comúnes). La única esperanza para derrotar a Voldemort parecer estar en el pasado del mismo, por lo que Dumbledore (Michael Gambon) junto con Harry comienzan a investigar y adentrarse en él buscando alguna pista que les ayude en su lucha. Y mientras el romance por fin llega para los jóvenes magos, una fuerza siniestra acecha los mismos pasillos de Hogwarts trayendo consigo tragedia y dolor.

El guión de la película es muy malo, se concentra demasiado en el "romance" y prácticamente deja de lado la línea principal, no hay mucho avance en la historia con respecto a la cinta anterior. Por lo mismo el ritmo de la película se siente LENTO, LENTO y aunque hay muchos momentos graciosos y un despliegue asombroso de efectos especiales, la ausencia -casi total- de acción y suspenso pesa demasiado, si a esto le sumamos que dura 2.5 horas no me sorprendería que hubiera quienes se queden dormidos en la sala o empiecen a jugar con el celular.

Las actuaciones como en las películas anteriores son buenas, en esta ocasión se une al elenco Jim Broadbent, un excelente actor y cómico inglés (seguro lo viste como el papá de Bridget Jones o en Moulin Rouge como el excéntrico Harold Zidler) quien interpreta de maravilla al profesor Horace Slughorn. Dos actores que dan lo sopresa son Hero Fiennes-Tiffin (sobrino de Ralph Fiennes) y Frank Dillane, ambos interpretando a Voldemort de niño y adolescente respectivamente y cuyas actuaciones son en verdad impresionantes ya que lograron transmitir la escencia oscura del personaje. Sumándose también al elenco está Jessie Cave en el papel de Lavender Brown, su actuación es buena al grado que sientes asco por lo cursi y melosa que es su personaje. El resto del reparto repite y lo hacen bastante bien, Daniel Radcliffe, Emma Watson (que guapa es), Rupert Grint, Alan Rickman, Michael Gambon, entre otros.

La parte visual de la película es quizás su mayor atractivo: efectos especiales impresionantes, una fotografía bastante buena y escenarios llamativos se encargan de envolver al espectador en este fantástico unvierso. En cuanto a la música la mayor parte del tiempo pasa inadvertida y en varias escenas pareciera que no hay.

En conclusión la cinta puede resultar entretenida por varios factores pero la carencia de argumento me lleva hace preguntar si realmente era necesaria esta entrega. Si tomamos en cuenta que el último capítulo de la saga se realizará en 2 películas, Harry Potter y el Misterio del Príncipe resulta innecesaria para la historia y se convierte en un bonito producto de la mercadotecnia moderna preocupada únicamente en competir por el público joven contra producciones como Twilight (yuck).

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. En general las escenas en las que se meten a los recuerdos para investigar sobre Voldemort, primero porque se ve poca madre y segundo porque los chavos que interpretan al villano lo hacen de maravilla, de hecho apuesto que veremos nuevamente a Hero Fiennes en papeles de niño macabro (y no necesariamente por influencia de su tío).

2. Como fan de los libros me agradó ver que algunas cosas sí se respetaron con respecto al libro:
a) Las reuniones del club de "celebridades" de Slughorn
b) La secuencia en la caverna con todo y los Inferi.
c) La borrachera de Hagrid, Harry y Slughorn.
d) Los ataques de los Death Eaters a la comunidad Muggle, esa secuencia del puente es excelente.
e) El duelo entre Harry y Malfoy, de hecho les quedó bastante bien salvo porque imaginaba el desenlace mucho más dramático y espectacular visualmente hablando.
f) El partido de Quidditch está espectacular, buen despliegue de efectos.

No me latió:

1. Bueno antes que nada estoy 100% consciente de que al ser una adaptación habría cambios con respecto del libro, pero creo que en verdad se volaron la barda. No logro entender como prefirieron darle más importancia al drama Hermione-Ron o al Quidditch (siendo que desapareció así nomas en la cinta anterior) y omitir en cambio partes fundamentales del pasado de Voldemort, que si bien no son 100% indispensables ayudan mucho a entender los motivos del personaje, no es malo nada más así porque un día despertó y se lo propusó. El libro 6 fue odiado por muchos precisamente por el poco desarrollo de la historia principal, a pesar de esto recortaron aún más la historia y aparte la película dura 2.5 hrs, bueno es tan mala que le hace honor al libro.

2. Lo que hicieron con el personaje de Fenrir Grayback es lo que se conoce como una reverenda MENTADA de madre. Fenrir es prácticamente EL villano del libro, un hombre lobo sociópata que lo mismo le da atacar a niños y mujeres que a otros magos armados. Pero en la película vemos a un fulano cualquiera que en las 3 o 4 escenas que aparece lo hace únicamente posando así bien rudo pero nunca dice nada ni se hace mención alguna de él salvo por un letrero de "Se busca". No veo porque no lo eliminaron por completo de la película, quizás porque los guionistas pensaron "hay que darle gusto a los fans, vamos a incluirlo y que salga un par de veces con look de teporocho y actitud de cadenero de antro de mala muerte y ya con eso la libramos, ah pero eso sí, tiene prohibido hablar" ¡¡NO MAMEN!! Incluso los alumnos nuevo de Slytherin que incluyeron hablan, todos hablan menos el jodido hombre lobo, que por cierto NUNCA aclaran que es un hombre lobo. Yendo a los extremos, incluso personajes perdedores y sin chiste de otras franquicias como Darth Maul de Star Wars, o el Sapo o el Arcángel de X-Men tienen diálogos y más relevancia que Fenrir en la película donde debía ser protagonista.

3. El título es Harry Potter y EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE me gusta pensar que si algo se menciona en el título es porque es importante, ¿no? Bueno pues el único misterio fue ¿dónde estuvo el misterio del príncipe? ¿DÓNDE? Hacen 3 menciones de él y ya, la primera cuando Hermione le pregunta a Harry de quien es el libro, la segunda cuando Hermione les dice que no encontró nada al respecto y la tercera cuando Snape dice "Yo soy el Príncipe"...aja ¿y luego? ¿por qué es el príncipe? ¿de qué provincia es príncipe? ¿tienen las monedas su rostro? ¿algún día será rey? Una vez más los guionistas decidieron que estaba más "chido" mostrar a Hermione llorando y en jeans ajustados (aunque de esto no me quejo tanto :P) que explicar el porque del título de la película.
Por sí alguien tiene la duda se trata de un juego de palabras en inglés, Snape es hijo de un muggle y una bruja de apellido Prince (Príncipe en español), por lo tanto es un half-blood -osea un mestizo- . Snape se hacía llamar así mismo de esa manera durante sus años como estudiante y escribió varios hechizos y tips en su libro de pociones el cual cae en manos de Harry y lo ayuda a salir de apuros en numerosas ocasiones.

4. Draco Malfoy parecía que por fin se reinvidicaría porque, a diferencia del libro, en las películas siempre lo han mostrado como una nena llorona. Al principio lo ponen muy rudo y hasta se madrea a Potter en el tren pero como a la mitad de la película se transforma en todo un EMO, llorando en los pasillos, con la mirada pérdida de tristeza y llorando aún más. Harry aparece feliz caminando por un pasillo y Malfoy aparece de emo en un rincón de la misma toma, los estudiantes ríen, bromean y la pasan "bomba" y Malfoy siempre esta sólo y triste. La neta cuando tenga ganas de ver emos me doy una vuelta por la secundaria más cercana o en su defecto iré a ver una película sobre emos y no cuando voy a ver Harry Potter.

5. En el libro el clímax es una batalla que toma lugar en Hogwarts, Draco logra infiltrar a los Death Eaters y estos parecen niños en dulcería, atacan y destruyen a diestra y siniestra mientras que los estudiantes hacen lo posible por defenderse. Snape mata a Dumbledore y entonces los malos emprenden la graciosa huída. En la película en cambio los malos llegan a Hogwarts y se dedican a turistear, se pasean con toda la calma del mundo y después de matar a Dumbledore se retiran como si nada hubiera pasado. El colmo es Bellatrix destruyendo el comedor vacío de la escuela ¡¡UY QUE RUDA!! cuando sea grande voy a ser igual de malo y destruiré cuartos vacíos. La actriz (Helena Bonham Carter) trabaja muy bien pero la escena es simplemente patética y absurda.
6. Decidieron eliminar la escena del funeral de Dumbledore, lo cual no me pareció tan grave pero lo chafa fue que quisieron como que compensar esto con una escena donde todos los alumnos elevan sus varitas al cielo para disipar la nube con la marca oscura y como señal de respeto a Dumbledore. La neta, QUE PINCHE CURSI les quedó.




Publicar un comentario