domingo, 5 de julio de 2009

Voy a Explotar (2008)


Recomendada para: L@s adolescentes y para quienes quieran saber que hay de nuevo en el cine mexicano, en especial si te interesa hacer cine en el país.
No recomendada para: Quienes se marean si la cámara se mueve mucho o si lo tuyo es el cine hollywoodense comercial.
Desde hace algún tiempo el cine en nuestro país se encuentra estancado, producciones mediocres han sido la constante durante los últimos años y sólo de vez en cuando aparece una que logra destacar. Sin duda este es el caso de Voy a Explotar, una película que demuestra que el cine mexicano tiene mucho que ofrecer y que puede triunfar sin necesidad de anunciarse como "cine hollywoodense", no por nada la película ha ganado numerosos premios alrededor del mundo.

Voy a Explotar es la historia de dos adolescentes, Maru (María Deschamps) y Román (Juan Pablo de Santiago) que se conocen y deciden escapar juntos, lejos del mundo "adulto" que no los entiende y los agobia. Román perdió a su madre en un accidente del cual culpa a su padre (Daniel Giménez Cacho) y desde entonces la violencia y el desdén por la autoridad son las constantes en su vida. Por su parte Maru es una chica "ordinaria" que siente que el mundo se le viene encima y que tiene que escapar de ello a toda costa. En su travesía explotarán juntos su adolescencia y los sentimientos que esto lleva consigo.

En sí la trama es bastante simple pero sirve de pretexto para permitir que los personajes se desenvuelvan de una forma mucho más natural. La película se desarrolla en el Guanajuato contempóraneo por lo que existe una convivencia de escenas desarrolladas en la ciudad y otras en escenarios rurales.

Sin duda las actuaciones son el elemento fuerte de la cinta, María Deschamps es la gran revelación del momento, su actuación es impecable y bastante natural, sin duda hay que estar pendientes de la carrera de esta joven promesa del cine nacional. Daniel Giménez Cacho tiene un papel secundario sin embargo lo hace bastante bien, no por nada es uno de los mejores actores que tiene nuestro cine. Por último tenemos a Juan Pablo de Santiago que a pesar de que su personaje logra su cometido -caer mal- lo hace muy forzado y hasta exagerado.

Es algo lamentable que la película no vaya a durar mucho tiempo en cartelera, creo que la temporada no fue la correcta pues las grandes producciones se la van a acabar por completo. Si tienen oportunidad de verla les recomiendo que lo hagan, es una oportunidad de conocer lo que se está pasando en la escena nacional y que esperamos ver en el futuro.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Las actuaciones, en particular la de María Deschamps (se lleva la película), es odiosa pero a la vez encantadora. También me agradó el trabajo de Daniel Giménez Cacho interpretando al clásico político mexicano prepotente y naco.

2. Maru y Román aplican la de esconderse en el último lugar donde los buscarían: en la propia casa de Román, en la azotea. Es bastante inteligente de su parte y de cierto modo cómico e irónico a la vez.

No me latió:

1. La cámara se mueve mucho y llega a marear, en la mayoría de las escenas se llega a perder la noción de lo que está ocurriendo.

2. Hay un par de ocasiones donde se oye la voz de Maru narrando algo y las imágenes como que no tienen sentido, por ejemplo de repente se ve a ambos parados contemplando la nada y luego se ve un árbol y luego ellos viendo de frente a la cámara, etc. Son ese tipo de tomas que el llamado "cine de arte" (pffft) utiliza mucho pero que en lo particular a mi me parecen estúpidas y sin sentido. Creo que lejos de aportar algo a esta cinta la demeritan un poco.



Publicar un comentario