martes, 14 de julio de 2009

La Decisión Más Difícil (My Sister's Keeper, 2009)

Recomendada para: Fans de los mega dramas, masoquistas emocionales y alguno que otro emo.
No recomendada para: Quienes tienen corazón de pollo y se duermen fácilmente en el cine.
Llega un momento en la carrera de todo actor y actriz de comedia en el que, si quieren ser tomados en serio y seguir en el juego, tienen que empezar a aceptar papeles en producciones más serias y/o trabajar con directores que les permitan explotar su potencial. Tal es el caso de Cameron Diaz quien a sus 37 años y soltera (cough cough quedada) le cayó el 20 de que su belleza no durará por siempre -a menos que se atasque de botox como Nicole Kidman- y decidió incursionar en un drama con un papel que honestamente le quedó grande y en vez de lucir la hace ver bastante mal.

Anna Fitzgerald(Abigail Breslin) es una niña que pareciera ser común y ordinaria, sin embargo fue concebida in vitro y diseñada genéticamente con un solo propósito: salvar a su hermana Kate (Sofia Vassilieva) quien sufre de leucemia desde muy pequeña. La condición de Kate empeora y pronto necesitará de un transplante de riñón -cortesía de su hermana- pero Anna harta de la situación decide demandar a sus padres y así lograr la emancipación médica, osea que nadie más que ella pueda decidir que hacer con su cuerpo. Sobra decir que la madre de las niñas, Sara (Cameron Diaz), pega el grito en el cielo y ahora deberá enfrentar a su propia hija en la corte con la esperanza de ganar el juicio y "convencerla" de donar un riñón a Kate antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo Anna tiene motivos secretos para no querer donar, los cuales se irán revelando poco a poco.

La película al principio pintaba bastante bien sin embargo el abuso de las situaciones
"tristes" seguidas por momentos de singular y absurda alegría la hacen rayar en lo cursi y chafa. La trama se desarrolla en el presente y se intercala con recuerdos o situaciones en la vida de todos los involucrados y aunque está bien manejado es fácil que el espectador se confunda y pierda el hilo de lo que está sucediendo.

Con respecto a las actuaciones me quito el sombrero ante Abigail Breslin, sin duda una de las más grandes promesas de nuestros tiempos, su actuación es bastante convincente aunque a momentos se siente forzada muy probablemente por culpa del guión o de la mala dirección. La sorpresa es Sofia Vassilieva -una actriz bastante desconocida- quien nos deleita con lo natural de su actuación logrando retratar perfectamente la fragilidad de una persona con cáncer terminal. Otras actuaciones que valen la pena son las de Jason Patric, el papá de las niñas, quien al igual que Sofia interpreta a su personaje de una forma muy natural y conviencente; y por otro lado el veterano Alec Baldwin quien interpreta al abogado de la pequeña Anna decidido a toda costa a proteger la salud de la niña. Finalmente la gran decepción es Cameron Diaz, creo que se arriesgó demasiado y como consecuencia no dio el ancho para el papel, su actuación es demasiado exagerada -se la pasa gritando neuróticamente- que arruina por completo muchos de los momentos claves de la película. No dudo que Cameron tenga talento pero le convendría llevársela despacio y empezar por papeles dramáticos un poco más pequeños en lo que agarra callo.

La banda sonora es buena y la componen melodías tristes que van de la mano con las escenas que se muestran. Otro de los aciertos es el maquillaje, muy impresionante lo enferma y frágil que se muestra a Kate en pantalla.

La película expone la dura realidad de las personas que padecen cáncer y pone en tela de juicio los extremos a los que los familiares de las personas enfermas pueden llegar con tal de curarlos. Por lo anterior y por las actuaciones la película vale la pena pero fuera de eso bien pueden esperar que este disponible para rentar.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Dirán que soy un cursi pero todo el segmento del noviazgo de Kate con Taylor (Thomas Dekker, sí, el John Connor emo de la serie de Terminator) realmente me conmovió. Es un ejemplo de como a pesar de la adversidad, en este caso la enfermedad, se puede llevar una vida "normal". Cuando Taylor se muere sí se me hizo chiquito el corazón, sniff sniff.

2. Todo el rollo ético, moral, etc., que involucra el que Anna haya sido concebida específicamente para servir de refacción para su hermana. Hace un tiempo supe de unos fulanos que proponían clonar "bultos" humanos que sirvieran para la donación de órganos, ya que al ser un clon del paciente la compatibilidad era absoluta. Si no mal recuerdo les cerraron el teatrito a estos tipos por atentar contra la moral social y todo ese bla bla bla. Es difícil tomar una postura al respecto y creo que la película aprovecha muy bien esta polémica.

No me latió:

1. En general mi gran molestia con la película es que abusa del dolor y la tristeza humana para captar la atención del cliente. Ok sí, el cáncer es un tema delicado y mostrar la dura realidad de una jovencita que lo padece es bastante triste, esto lo entiendo perfectamente pero ¿qué me dicen del resto de las "tragedias" que la película muestra? Veamos:
- La juez perdió a su hija en un accidente y en un par de ocasiones se la mencionan así en su carota y vemos como la juez se desmorona. ¿Es esto necesario?
- El abogado de Anna resulta que tiene epilepsia y se interesó en el caso porque él sabe lo que es no tener control de su cuerpo....... ¿es un broma, no? Totalmente innecesario e irrelevante, el wey bien podría tener hongos en los pies o ser héroe de guerra y la relevancia seguiría siendo la misma: NINGUNA.
- El hermano es disléxico, ok ¿y luego?

Llegó un punto en la película en el que me pregunté ¿hay alguien en toda la maldita cinta cuya vida no sea una telenovela? Poco falto para que apareciera el cartero llorando porque su mujer lo abandonó por impotente o que el doctor estaba resentido con el mundo porque nunca cumplió su sueño de batear un homerun en la primaria. Así de absurdas resultan las "grandes tragedias" que la película presenta.

2. Al final resulta que todo era un plan de Kate para morir y terminar así con el sufrimiento y desgaste emocional de todos. Bueno pues pareciera que su muerte y ganarse la lotería fueran lo mismo, la familia entera de la noche a la mañana se convierte en la familia ideal donde reina la felicidad. La mamá regresa a trabajar y se convierte en Doña Éxito, el hermano se vuelve un super artista, el papá se vuelve Don Altruísmo, el abogado gana el caso y así. A mi todo esto me pareció ridículo y es cuando la película pierde credibilidad y parece todo sacado de un cuento de hadas "vivieron felices para siempre". Les apuesto que si en la vida real le preguntan a una familia que haya pasado por una situación similar verán que no hubo tantas risas y alegría como en la película.



Publicar un comentario