sábado, 2 de mayo de 2009

Duplicidad (Duplicity, 2009)


Recomendada para: El público en general, en especial si te gustaron La Gran Estafa (Ocean's Eleven) o Sr. y Sra. Smith.
No recomendada para: Si las tramas complejas te confunden y al final nunca entiendes quien es quien.
La primera vez que ví a Clive Owen y Julia Roberts actuar juntos fue en Closer, inmediatamente pensé "estos dos hacen buena pareja en pantalla, deberían hacerlo más seguido" así que no dudé ni un segundo en ver Duplicidad. La película lo tiene casi todo: suspenso e intriga, situaciones cómicas, una trama original y por si fuera poco todo el encanto del mundo del espionaje.

Claire Stenwick (Julia Roberts) y Ray Koval (Clive Owen) son dos agentes secretos cansados de no poder llevar una vida "normal" debido al campo de trabajo al que pertenecen. Un buen día ambos deciden renunciar a sus trabajos y emplear toda su experiencia para llevar a cabo una estafa millonaria que les permitirá vivir cómodamente el resto de sus días. Ambos se internarán en el mundo del espionaje industrial donde las dos empresas multinacionales rivales más importantes se valen de los trucos y estrategias más sucias para conseguir la fórmula de un producto que podría cambiar el curso de la historia. Claire y Ray deberán hacer cuanto puedan para no ser descubiertos y poder llevar a cabo su brillante plan.

Inicialmente pensé que se trataría de un refrito de Sr. y Sra. Smith, ya saben dos agentes secretos que por amor deciden rebelarse y hacer pagar al sistema al que pertenecen, sin embargo conforme la trama se va desarrollando se da uno cuenta que el parecido termina ahí, el mundo del espionaje industrial es algo que se había explotado relativamente poco en el cine y Duplicidad lo hace de una manera extraordinaria. Nada es lo que parece, distinguir a los buenos de los malos es casi imposible y además está la gran incognita ¿cúal o qué es el producto que revolucionará por completo al mundo?

Las actuaciones son buenas ya que además de las dos estrellas mencionadas cuenta con las participaciones de Paul Giamatti y Tom Wilkinson, dos grandes y experimentados actores. Sin lugar a dudas el guión se lleva por completo la película, pues logra confundir al espectador con algunas pistas y al final se aclara todo con una explicación muy sencilla. Durante la película se presentan varios "flashbacks" que van explicando como se conocieron los agentes y como es que fueron planeandolo todo. El final es excelente y como para aplaudir pero por favor no lo hagan, odio cuando la gente aplaude en el cine (a menos claro que se trate de Star Wars, X-Men o alguna otra "joya" del universo geek).

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me gustó:

1. El final como ya mencioné es excelente, por un momento pensé que los dos se iban a salir con la suya y nadie iba a sospechar nada pero ¡¡NO!! ellos fueron los engañados todo el tiempo y ni con toda su experiencia se dieron cuenta de la trampa en la que poco a poco iban cayendo.

2. Toda la película te hablan del producto milagroso y eventualmente te dicen que es y piensas "definitivamente vale millones" pero al final resulta que no hay tal producto, todo era una mentira para que la otra empresa se robara la "fórmula", la anunciara en el mercado y se fuera a la bancarrota. Un nuevo nivel en trucos de mercado: hacer que la competencia se hunda solita... ¡¡PRICELESS!!

3. A pesar de que existe romance entre los personajes no hay momentos exageradamente cursis y rídiculos (a diferencia de Sr. y Sra. Smith).

No me gustó:

1. Los flashbacks son necesarios para explicar muchas cosas pero creo que abusaron de este recurso, a momentos la película se siente lenta pues los flashbacks llegan a ser muy largos y uno va perdiendo el interés.

2. Clive Owen ya está más que encasillado en el mismo papel, el tipo rudo que todo lo sabe y todo lo puede. Julia Roberts también, pareciera que desde Erin Brockovich su contrato tuviera una claúsula que dijiera "solo interpreto papeles de mujeres modernas, inteligentes y exitosas laboralmente". No les haría daño probar algo nuevo, aprendan por ejemplo de Paul Giamatti.


Publicar un comentario