domingo, 21 de febrero de 2010

El Hombre Lobo (The Wolfman, 2010)

Recomendada para: Fans de las historias originales de monstruos, en especial las del hombre lobo (duh) o si te gustan las películas con una buena dosis de sangre y gore.
No recomendada para: Si te gustan los monstruos chafitas de Crepúsculo.
No tengo idea de que libros las escuelas están poniendo a leer a sus alumn@s hoy en día, pero seguramente no se trata de los buenos y viejos clásicos. ¿De qué otra forma explican las hordas que llenan las salas de cine dónde se proyectan películas como CREPÚSCULO? Pfffff. Y es que la neta, los "monstruos" (si es que se les puede considerar tales) modernos son pusilánimes, carecen de personalidad y actitud y son el claro ejemplo de que a los escritores/guionistas se les secó el cerebro. Es por esto que cuando vi el corto de El Hombre Lobo recuperé la fe, "por fin una película digna del género" pensé. ¿El resultado? No es la mejor película de hombres lobos que se haya hecho, pero resulta entretenida y por lo menos hace el intento de restaurar la reputación de estas criaturas.

En la pequeña y rural comunidad de Blackmoor, la desgracia parece acechar desde hace mucho tiempo a la famila de Lawrence Talbot (Benicio del Toro), quien emigró a Estados Unidos cuando era un niño y juró nunca más volver. Pero al enterarse por medio de una carta de la extraña desaparición de su hermano menor, Lawrence no tiene otro remedio que volver para investigar que fue de su hermano. A pesar de las advertencias de los habitantes y de su propio padre, Lawrence se aventura en la noche en busca del responsable de la muerte de su hermano y acaba siendo víctima de la mordida de un hombre lobo. A partir de entonces su vida no será la misma, el agente Abberline (Hugo Weaving) anda tras su pista y captura, los habitantes de Blackmoor lo quieren muerto y por si fuera poco, se ha enamorado de la prometida de su hermano, Gwen Conliffe (Emily Blunt). Lawrence deberá resolver el misterio del hombre lobo y buscar la forma de acabar con la maldición antes de que sea demasiado tarde.

El guión es regular tirándole a bueno y va ad hoc con lo que la cinta plantea. Hay que tener en mente que se trata de una historia del siglo XIX y que los realizadores quisieron mantener la esencia de dicha época. Así que no esperen una trama complicadísima de esas que ponen al hamster de su cabeza a correr como loco, ni tampoco salir reflexionando de sus vidas, ni nada de eso. Al contrario, habrá quienes la tachen de aburrida, sin chiste y predecible. De nuevo, hay que verla teniendo en mente que es una historia de la vieja escuela, llevada a la pantalla también a la vieja usanza. Lo que sí van a ver -y que seguramente muchos apreciarán- es una historia algo violenta (es un hombre lobo matando gente, ¿ok?) con sangre, tripas y pedazos de carne por todos lados pero que también tiene un poco de romance.

Las actuaciones no son nada del otro mundo, son bastante sencillas y cumplen con lo que el guión requiere. Benicio del Toro interpreta al ¿héroe? de la cinta, Lawrence, quien se encuentra en lucha constante contra sí mismo para tratar de salvar su humanidad a pesar de su "condición" especial; no hace un mal trabajo pero tampoco diría que es su mejor actuación. Lo mismo se puede decir de Anthony Hopkins, quien interpreta al jefe de la familia Talbot. Trabaja bien (como siempre) pero comienzo a notar un problema con él que detallaré más adelante. Emily Blunt hace un muy pobre papel, siglo XIX o no, toda la película tiene la misma cara de angustia y sufrimiento que, si bien al principio es comprensible (le mataron al prometido), con el tiempo se vuelve algo molesto. Por último tenemos a Hugo Weaving como el detective Aberline, quien no se detiene ante nada, monstruo o no, para hacer valer la justicia y la ley. No me deja de sorprender como le hace para ser siempre tan cool a pesar de aparecer poco en pantalla ¡¡ah, cierto!! se llama TALENTO, ojalá las estrellitas modernas (Crepúsculo cough cough) tuvieran algo de eso.

El mayor acierto de la película es la forma en que nos envuelve y traslada a la Inglaterra de esa época. Las locaciones y el vestuario juegan un papel muy importante al encargarse de la parte visual y la primera nos muestra los bellos escenarios de la campiña inglesa. La banda sonora es bastante oscura, muy al estilo de Drácula (la del 92, la de "Bram Stoker") y fue compuesta ni más ni menos que por el maestro Danny Elfman. Pero lo mejor de todo -a mi parecer- fue que en vez de utilizar la computadora para darle vida al hombre lobo (ok en algunas partes sí lo hicieron), el famoso maquillista Rick Baker se encargó de hacerlo ver "aterrador" y que al mismo tiempo fuera una especie de tributo a las películas viejas de monstruos.

En conclusión, El Hombre Lobo es una cinta recomendable si lo que quieres es pasar un rato de entretenimiento. Como lo mencioné al principio, no es la mejor película de su género pero sin duda se trata de uno de los primeros intentos de rescatar los viejos cuentos y traerlos de vuelta al cine para que los más jóvenes sepan lo que son monstruos de verdad y no las tonterías que Stephenie Meyer les vendió.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. El rastro de sangre, muerte y destrucción que el hombre lobo va dejando por donde pasa. Eso es lo que todo hombre lobo que se respete debe hacer: matar, matar y matar más en vez de ponerse a jugar "manitas calientes" en el bosque con sus amiguitos (Crepúsculo otra vez cough cough).

2. El maquillaje que utilizaron para el hombre lobo, al más puro estilo retro.


3. Las siguientes escenas:
a) Cuando el lobo ataca el campamento de gitanos y se enfrenta a Lawrence.
b) El interrogatorio que Aberline le hace a Lawrence y el intercambio "sutil" de pedradas entre ellos. La referencia que hacen al caso de Jack el Destripador es un buen detalle, ya que de hecho el personaje de Aberline sí existió en la vida real y sí fue el encargado del caso del Destripador.

c) Lawrence se transforma en lobo y los aldeanos le ponen unas cuantas trampas para capturarlo y matarlo, pero obvio se convierten todos ellos en bocadillos para él.
d) La secuencia en el manicomnio. Por una parte está el "tratamiento" que Lawrence recibe (que más bien es tortura) y por otra, la escena en la que lo tienen como conejillo de indias ante toda la comunidad médica, se transforma y mata a varios de los presentes.

e) La pelea final entre Lawrence y su papá, buenos trancazos y todo pero la decapitación del papá estuvo algo chafa.

No me latió:

1. Anthony Hopkins es siempre garantía de calidad y casi nunca nos ha quedado mal como actor. El problema es que está tan encasillado en el papel de malvado que invariablemente siempre que lo vemos en alguna película, sabemos de inmediato que él es el malo. Y esta cinta no es la excepción, desde los primeros minutos en los que aparece ya nos podemos imaginar por donde va el asunto, lo cual le resta esa parte de intriga a la historia.

2. A pesar de que las escenas por computadora donde se ve al lobo correr me gustaron mucho, hay un problema al momento de integrarlas con las escenas en las que el actor aparece. Como que nomás no termina de convencer la combinación y acaba viéndose un poco chafa.

3. Hay una parte en la que Gwen, dispuesta a salvar a Lawrence, se pone a investigar acerca de los hombres lobo y hasta se va a visitar a los gitanos para que le echen la mano. Todo esto se lo sacaron de la manga porque no hace ninguna diferencia en la película, Gwen no encontró la forma de savarlo y de hecho dudo que haya aprendido algo.


Publicar un comentario