martes, 6 de octubre de 2009

Terror en la Antártida (Whiteout, 2009)

Recomendada para: Ir a dormir al cine o como castigo a pagar en una apuesta.
No recomendada para: Si valoras tu salud mental.
Bien lo dije en la primera entrada de este blog, cuando uno tiene cine gratis por todo el año ya no discrimina que ver y que no ver como persona normal, porque no es como si estuvieras tirando el dinero a la basura. No, uno se da cuenta -tristemente- de que reclamarle al gerente del cine por el bodrio de película que estas viendo ya no es una opción, no puedes exigir que te repongan el boleto porque NO te costo (eso sería una chacalada) y ni modo de que les pidas que te repongan el valioso tiempo de tu vida que acabas de desperdiciar. Esta triste realidad fue la que volví a experimentar a la hora que decidí ver Terror en la Antártida, tan sólo habían transcurrido 10 minutos cuando yo ya quería salirme y matar al primer ser humano que se cruzara en mi camino. He aquí el porque:

- La historia a grandes rasgos es la siguiente: Carrie Stetko (Kate Beckinsale) es la única oficial de policía asignada a la Antártida y por lo tanto la responsable de que todos habitantes de la misma cumplan con la ley, sobra decir que hace tanto frío que la tasa de delitos es prácticamente nula. A tanto sólo 3 días de la llegada del invierno, se comete el primer asesinato en la historia de la Antártida y Carrie deberá resolverlo antes de que se lleve a cabo la evacuación de la zona y el cupable escape. Durante su investigación recibirá la ayuda del misterioso agente de la O.N.U., Robert Pryce (Gabriel Macht), así como del doctor -y su amigo- John Fury (Tom Skerritt) y del piloto afroamericano Delfy (Columbus Short). ¿Podrá la bella Carrie desenredar la teleraña de íntrigas y de paso superar sus traumas del pasado? La respuesta es sí.

- La película es una mierda de principio a fin, la pésima historia comienza con unos rusos sobrevolando la Antártida que acaban matándose entre ellos por el contenido de una misteriosa caja que va en el avión. Uno pensaría que en la caja está encerrado un milenario demonio sediento de sangre y destrucción o un letal virus que acabará con la humanidad si es liberado, lo que sea que explicara tanto misterio y los asesinatos. PUES NO, lo que hay en la caja son diamantes, todo el desmadre de la película es por unos $%&# diamantes ¿así o más choteado?

- Conforme Carrie va investigando, la atormentan los recuerdos del pasado en los que poco a poco nos enteramos de que ella era muy feliz hasta que su compañero la traicionó e intentó matarla por dinero.....aja ¿y qué tiene esto que ver con el resto de la cinta? NADA, absolutamente nada. Lo usan de pretexto para que a la mitad de la cinta ella se ponga a llorar y el "galán"le diga algún diálogo chaqueto como "tú no tuviste la culpa, tu hiciste lo que debías, eres la mejor, bla, bla, bla" con la esperanza de acostarse con ella, cosa que nunca sucede.

- En un punto de la película nuestros héroes encuentran el avión ruso del principio con todo y cadáveres y deciden investigarlo. Lo "impresionante" es como Carrie le echa un vistazo a la escena del crimen e inmediatamente reconstruye los hechos y hasta la motivación de cada uno de los involucrados, sabe quien empezó el pleito, quienes estaban en que bando y seguramente hasta la talla de calzones que usaban cada uno de ellos. Mientrás ella hace esto, Delfy se pone a hojear una revista porno y suelta un comentario como "ya no las hacen como antes"....WTF. Si lo anterior les parece chafa, esperen a leer el desenlace de esta escena. Por alguna inexplicable razón el avión es sepultado bajo la nieve atrapando a nuestros héroes y es entonces que Robert, el chico buena onda de la O.N.U., tiene un momento de lucidez que mataría de envidia al mismísimo MacGyver: hace explotar la escotilla del avión usando la batería de uno de los walkie-talkies que tienen y salva el día. Lo más extraño de todo es que si estaban sepultados bajo la nieve, al volar la escotilla la nieve debería haber entrado por ahí sepultándolos vivos, ¿no?

- Después de sospechar de casi todos los posibles, Carrie descubre que el malo del cuento es su mejor amigo John quien, harto de vivir en ese refrigerador gigante por tanto tiempo, decidió que era hora de retirarse y que mejor que con unos diamantes rusos que estaban escondidos en lo profundo del hielo. Lo peor de todo es que él confiesa su plan así como si nada y en vez de hacer un último intento por salirse con la suya, se rinde pacíficamente y se suicida saliendo a la intemperie durante una tormenta de nieve, según él para ver la aurora boreal una última vez. Osea, el gran TERROR de la cinta es que el viejito y su compinche eran unos avaros de lo peor y mataron a uno que otro fulano para quedarse con los diamantes....¡¡¡QUE SUSTO, QUE HORROR!!! En verdad que unos pingüinos mutantes zombies matando gente por diversión hubieran sido mas TERRORÍFICO y hubiera tenido muchísimo más sentido.

- Ya en el mero final vemos que, mientrás sonríe tontamente, le pide a sus jefes que la reasignen a una zona con mejor clima....¿se suponía que debía darme risa o algo parecido? Pues no, me dio lástima. Lo estaba olvidando, a Carrie se le congelan dos dedos y se los tienen que amputar. ¡Oh, que gran tragedia! He visto a muchos malas escenas de llanto pero está sin duda destaca entre todas ellas. Más doloroso debería ser para ella participar en tan semejante porquería de película.

- Ok, la historia es una mugre pero ¿qué con las actuaciones? Nefastas y mediocres a más no poder. Kate Beckinsale está muy guapa, es un sex symbol y todo lo que ustedes quieran, pero su talento como actriz es el mismo que el de una güera oxigenada de Televisa, NULO. Nada más hay que echarle un vistazo a su historial -en el que destacan "joyas" del cine como Pearl Harbor, la pinchísima saga de Underworld, Van Helsing, etc.- para darse cuenta de la calidad de actriz que es, osea ni siquiera un premio chafita de esos de MTV tiene y eso que salen en las cajas de cereal. Gabriel Macht se defiende un poco más pero su papel es mediocre, no me queda claro cual era la intención de su personaje, primero aparenta ser el malo -llega de la nada y aparece en la escena del crimen- y luego parece ser el interés amoroso de Carrie pero tampoco, osea no tiene mucho sentido. El resto del elenco trabaja tan pero tan mal que ni siquiera voy a profundizar al respecto.

- La música parece sacada también de una telenovela gringa chafa, con tonitos "lugubres" que seguro pensaron que causarían en el espectador una sensación de intriga y suspenso, pero que en realidad le restan toda seriedad a las escenas (y no es como si estas tuvieran mucha para empezar).

- Mentiría si les dijiera que no hay absolutamente nada bueno en la película, sí lo hay: una escena al principio donde Kate Beckinsale se encuera para meterse a bañar. Sí, eso es todo lo que vale la pena de este bodrío.

En conclusión Terror en la Antártida es una de esas películas por las cuales todos lo involucrados deberían ser juzgados por crímenes contra la humanidad. Aburrida, predecible, patética y demás calificativos denigrantes me vienen a la mente para describirla. ¡¡NO LA VEAN!! Si pretendías ir a verla mejor quédate en tu casa a sacarte la mugre del ombligo, será mucho más divertido.


Publicar un comentario