domingo, 4 de octubre de 2009

Oveja Negra (2009)

Recomendada para: Público joven y todo aquel que quiera ver una buena y original película mexicana (son raras).
No recomendada para: Malinchistas que detesten todo lo hecho en México.
La primera vez que supe algo de esta cinta, fue cuando ví el corto y pensé: "Ummmta otra pinche peliculita mexicana hecha por el sobrino fulano de algún influyente de Televisa". La siguiente vez, fue al ver un letrero formado con letras de unicel chafas (de esas que venden las papelerías) que se encontraba arriba de la dulcería del cine, lo cual sólo reafirmó mi decisión de no verla. ¿Qué me hizo cambiar de parecer? Empecé a escuchar muy buenos comentarios al respecto, tanto de familiares y amigos, como en la radio y todos ellos llegaban casi a la misma conclusión: la cinta era de lo más independiente posible, tenía un director desconocido (Humberto Hinojosa Ozcariz), actores más o menos igual de desconocidos, publicidad limitada (las letras esas horribles por ejemplo), etc. Que equivocado estuve al juzgarla tan mal, pues Oveja Negra es una de esas grandes joyas del cine nacional que desgraciadamente pasan inadvertidas en cartelera por carecer de algún familiar o amigo influyente que les haga el favor, como El Estudiante o cualquier bodrio protagonizado por Ximena Sariñana.

José (Christian Vázquez) es un joven huérfano que junto a su mejor amigo, Kumbia (Rodrigo Corea), trabaja como peón en el rancho de los ricos del pueblo. Jerónimo (Iván Arana) , el hijo del dueño, siempre anda buscando la forma de fastidiar a los dos amigos, quienes hartos del maltrato que reciben, deciden un día robarse todas las ovejas del rancho y escapar del pueblo en busca de una mejor vida. La inesperada visita de María (Ximena Romo) al pueblo hace que la tensión entre José y Jerónimo aumente -ambos estan locos por ella- y terminará por complicar los planes para José.

Ok sí, el guión no suena a nada del otro mundo y es más bien muy sencillo. Es debido a esto que el mérito de la cinta está en la forma tan excepcional en que desarrollaron la idea, narrando la historia como si se tratara de una plática casual y haciendo uso del flashback como elemento para esto. Por otro lado el guión muestra y "denuncia", de una manera cómica y un tanto irónica, la realidad que vive la gente de estas localidades.

Las actuaciones son sensacionales y una parte imporante para crear esa perfecta ambientación que tiene la película. Christian Vázquez hace un magnífico papel con el que la mayoría de los jóvenes se sentirá identificado, interpreta a un joven que harto de la vida que lleva, busca a toda costa irse lo más lejos posible convencido de que algo mejor le espera; sin duda podemos esperar grandes cosas de él en el futuro. Rodrigo Corea es quien se encarga de aportar el lado cómico con su personaje, el cual no tiene mayor preocupación en la vida y habla un spanglish muy pero muy gracioso. Iván Arana es quien trabaja mejor, su personaje está tan bien logrado que, aunque parezca un estereotipo, al verlo y escucharlo -además de caerles mal- seguro les hará recordar a alguien como él: hijo de papi, mimado, sangrón, bebedor, egoísta, superficial, en resumen un auténtico patán. Ximena Romo es irónicamente la oveja negra de esta cinta, su actuación apenas cumple con lo mínimo que el personaje necesitaba para funcionar bien y la mayor parte del tiempo se siente forzada como tratando de decir "mirenme, mirenme, salgo en una película". La sorpresa de la cinta es sin duda Carlos Aragón, pues rara vez un actor de telenovelas brilla en el cine, él interpreta al padre de la iglesia quien dista mucho de ser el ejemplo a seguir que su religión tanto predica.

La película tiene una fotografía muy peculiar, no sólo por los paisajes o locaciones que aparecen y que harán sentir como si en verdad estuvieras en el pueblo, sino por el interesante y original manejo de cámara utilizado en varias escenas. Finalmente, a pesar de que mucha gente atribuye el fracaso del cine mexicano al uso excesivo de groserías, en el caso de Oveja Negra éstas son necesarias, tanto para la esencia de los personajes (el tipo de la refaccionaria por ejemplo), como para darle un verdadero realismo a la cinta.

Les recomiendo ampliamente darle una oportunidad a esta cinta, pues este tipo de producciones dependen enteramente de la respuesta del público, creánme que en verdad no todo está pérdido para el cine mexicano, hay mucho talento en el país y si queremos que esto continue debemos apoyarlo.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:
1. El spanglish de Kumbia con frases como "nos vamos a ir directito al hell" o "tienes la oportunidad frente a tus eyes".

2. Aunque el final pareciera ser uno feliz, José y Kumbia logran su cometido de escapar, en realidad es triste porque acaban de mojados en E.E.U.U. Lo anterior tiene por intención satirizar la realidad que vive la gente de los pequeños poblados.

3. Todo en la película gira en torno a borregos y esto de cierta forma los convierte en la moneda del lugar, remitiéndonos a la idea de que en ciertas pequeñas comunidades lo que impera todavía es el trueque.

4. Las siguientes escenas:
a) La odisea que realiza José para reponer la oveja negra que Jerónimo mata y evitarse así problemas con el patrón.

b) La competencia de tiro donde la apuesta es un borrego.
c) Cuando José va a confesarse con el padre porque planea robarse todos los borregos de su patrón.

No me latió:


1. El clímax de la película es cuando Jerónimo mata a Kumbia y todo lo que a continuación sigue pasa tan rápido que el desenlace no parece serlo, se siente muy plano.

2. Alguien explíqueme ¿de qué o quién huía el hermano de María? Él es quien narra todo lo sucedido mientrás un camionero le está dando un aventón pero no me quedó claro porque se escapó él.


Publicar un comentario