sábado, 1 de agosto de 2009

Terminator La Salvación (Terminator Salvation, 2009)

Recomendada para: Fans de la franquicia, de las películas de acción o quienes quieran pasar un buen rato de entretenimiento sin pretensiones.
No recomendada para: Detractores de la franquicia y quienes van al cine esperando ver algo que les deje un mensaje.
Creo que la película que más veces he visto en toda mi vida es Terminator 2 y cada vez que lo hacía me quedaba pensando "¿Algún día veremos que pasa en el futuro? ¿Cuándo veremos el desenlace de la guerra contra las máquinas?" Es por esto que cuando se anunció "Terminator La Salvación" me emocioné mucho, por fin veríamos al legendario John Connor pelear y no al mocoso emo que sólo sabía correr para salvar su pellejo (tanto en T2 como en la serie de TV). Después de ver la película puedo decir que, a pesar de los malos pronósticos y de las pésimas críticas, mis expectativas apenas se cumplieron.

Después del Día del Juicio Final la humanidad se encuentra en guerra constante contra Skynet y su ejército de máquinas. La resistencia humana lidereada por John Connor (Christian Bale) parece estar destinada a la derrota, sin embargo durante una misión realizan un descubrimiento que podría cambiar el rumbo de la guerra poniéndole fin a Skynet de una vez por todas. El único problema es que deberán actuar rápido pues las máquinas están concentradas en localizar y eliminar a Kyle Reese (Anton Yelchin), el padre de John, para así evitar que el legendario líder nazca en el pasado. La repentina aparición de un misterioso hombre llamado Marcus Wright (Sam Worthington) parece haber alterado el futuro que Connor conocía, por lo que este no tendrá otro remedio que averiguar lo antes posible la verdad acerca de Wright y el papel que juega en esta guerra.

Me temía que el guión fuera a ser un mega churrazo y, aunque en algunas partes se siente así, a final de cuentas no les quedo TAN mal. La poca historia que hay fluye a buen ritmo entre intrigas y secuencias de acción, es sólo hacia el final cuando la película se viene abajo dejando abierta por completo la posibilidad de una secuela (que de hecho ya fue anunciada). Algo que cuidaron mucho fue como incluir al nuevo personaje dentro de la historia de tal forma que se sintiera natural y no como un truco barato sacado de la manga.

Las actuaciones son lo que uno esperaría de una película de acción, buenas pero nada fuera de otro mundo. Christian Bale es sin duda el héroe de acción de esta década y lo demuestra con su actitud cool para patear traseros y dar órdenes tanto a sus chalanes como a sus superiores. Sam Worthington es la sorpresa de la película y sobre quien cae el mayor peso de la historia, lo hace bastante bien y en más de una ocasión opaca al personaje de Bale. Anton Yelchin también hace un buen trabajo, este chavito no deja de sorprenderme con lo versátil que es, habrá que seguirle la pista de cerca pues promete bastante. El resto del elenco se siente un poco de sobra (tiene un rapero que se cree actor) pero toda película de acción tiene personajes así y en esta ocasión lo integran Helena Bonham Carter, Bryce Dallas Howard y Michale Ironside entre otros.

Las secuencias de acción son uno de los puntos fuertes de la película, están bien logradas y con una buena dosis de adrenalina. Los efectos especiales son buenos pero tampoco son la gran cosa, creo que pudieron haberse lucido un poco más. La banda sonora corre a cargo del maestro Danny Elfman, toda una leyenda en cuanto a composición musical se refiere, así que como imaginarán quedó bastante bien.

En resumen, la película cumple con su objetivo que es el de retomar la historia de la saga y aunque no le llega ni de chiste a Terminator 2 tampoco es una gran decepción como lo fue la tercera parte. Si no has visto las películas anteriores puede que haya dos que tres cosas que no te hagan clic pero fuera de eso la historia es bastante clara.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me gustó:

1. Por fin vemos lo que sucede en el futuro, que aunque no es mucho era lo que desde hacía mucho esperabamos ver, un mundo post apocalíptico en guerra.

2. Supieron ligar bien la película con las anteriores por medio de buenas referencias:
a) Marcus le enseña a Kyle un "truco" para que no lo desarmen, el cual consiste en ponerle una correa a su escopeta. En "Terminator" cuando Kyle llega al pasado lo primero que hace cuando encuentra un arma es ponerle la correa tal cual lo aprendió de Marcus.

b) Los tenis que Kyle usa son Nike al igual que en "Terminator".
c) En varias escenas John Connor se pone a escuchar las grabaciones que su madre le dejó. Una de esas es la misma que Sarah Connor (Linda Hamilton) graba al final de "Terminator".
d) Las cicactrices que el T-800 le hace a John Connor en la cara son las mismas que se ven en el rostro de Connor al principio de "Terminator 2: El Juicio Final".

3. El regreso de las 3 frases más celebres de la franquicia y que son ya parte de la cultura pop: "Come with me if you want to live", "Get down" y la más celebre quizás "I'll be back".

4. El personaje de Marcus Wright. No sólo patea traseros y tiene diálogos smart ass, sino que además lo hace con estilo y juega un papel importante en la película.

5. Las siguientes escenas:
a) La primera batalla, John peleando a mano limpia contra un T-600 es un buen detalle.
b) La persecución entre las motos y el camión. Mucha acción, buenos efectos y explosiones.

c) La pelea final entre Connor, Marcus y el T-800.

6. El regreso del T-800 original, Arnold Schwarzenegger. Aunque el gobernator no se animó a participar, digitalmente incluyeron su cara en la película.

No me latió:

1. En general como que hicieron falta robots, en las películas anteriores te decían que el futuro estaba atascado de máquinas asesinas y pues no fue el caso. Donde más falta hicieron fue durante la batalla final en las instalaciones de Skynet, era como para que el lugar hubiera estado infestado de hordas de robots.

2. Le faltó punch a John Connor, se supone que debía ser algo así como "el elegido" para salvar a la humanidad pero una vez más pasó a segundo plano.

3. Las siguientes escenas:
a) Al inicio Marcus le vende su cuerpo a la ciencia a cambio de un beso de la doctora que lo va a visitar a su celda. Acto seguido Marcus se avienta la puntada de "Con que a esto sabe la muerte".....¿¿¿QUÉ PEDO CON ESTO??? No quiero imaginar en la mente torcida de quien esto era una buena idea.
b) El final es cursi y chafa. Connor resulta mortalmente herido en la batalla contra el T-800 y para que no muera Marcus le dona su corazón, no sin antes despedirse de beso de su chica (por un momento creí que también le iba a pedir un besito a Connor así como le hizo al principio de la película). Me da gusto saber que en el futuro los transplantes de órganos no necesitan que los pacientes sean compatibles, se pueden intercambiar como si fueran tarjetas de béisbol. El toque final es el diálogo chafa de "todos merecen una segunda oportunidad, está es la mía".....pffff.

4. ¿Por qué las máquinas tienen todavía puertos USB? ¡Ah claro! para que Connor pueda seguirlas hackeando con su computadora de bolsillo.

5. El armamento está bastante chafa considerando que es el futuro, en las películas anteriores se suponía que ya tenían armas láser, rifles de plasma y toda la cosa.

6. (Aportación de Tonklis) Hay un error nefasto en el plot de la película, los únicos que sabían que Kyle Reese era el padre de John Connor son Sarah Connor y el mismo John. No había forma de que Skynet lo supiera, mucho menos que estuviera en lista negra.


Publicar un comentario