martes, 11 de agosto de 2009

G.I. Joe: El Origen de Cobra (G.I Joe: The Rise of Cobra, 2009)

Recomendada para: Fans de las películas de acción y quienes sientan algo de nostalgia por los juguetes de la franquicia.
No recomendada para: Quienes sienten repulsión por las armas y los ideales militares de los gringos.
A pesar de que sí me tocó ver la caricatura original de los G.I. Joe, la verdad es que sólo recuerdo a uno que otro personaje pero en cuanto a historia o argumento mi memoria está en blanco. Lo que sí recuerdo bastante bien son los juguetes, en ese entonces estos representaban el ideal máximo de la hombría -no como el metrosexual remedo de héroe de acción moderno Max Steel- por lo que todos los niños tenían uno, de hecho yo aún conservo mis aviones, sí, soy un ñoño lo sé. Hoy en día Hasbro intenta revivir aquellos viejos días de gloria con la adaptación a la pantalla grande -la primera de lo que parece será una serie de películas- de aquellos héroes de acción, el resultado: ACCIÓN Y ADRENALINA PURAS.

La más reciente invención de la corporación mundial M.A.R.S., una nueva arma de destrucción masiva basada en el uso de nanomáquinas, ha llamado la atención de los distintos gobiernos del mundo. La OTAN es la primera en adquirir esta tecnología pero durante la entrega, la unidad militar a cargo de Duke (Channing Tatum) y Ripcord (Marlon Wayans) es atacada por una misteriosa organización terrorista que busca apoderarse del arma y dirigiendo el ataque está nada más y nada menos que una vieja conocida de Duke. Es entonces que la unidad militar especial conocida como G.I. Joe, lidereada por el General Hawk (Dennis Quaid), interviene para salvar el día y así mismo intentar averiguar los planes de los villanos para poder detenerlos.

El argumento de la película es bastante sencillo y más bien sirve para presentar a los personajes, a los bandos y así sentar las bases de lo que vendrá en el futuro de esta serie. Por esto mismo no sorprende que las actuaciones sean nefastas, que el guión se caiga hacia el final de la película, que abunden los diálogos cliché ochenteros y absurdos ni que lo único rescatable sean algunos efectos especiales y ciertas secuencias de acción.

Dennis Quaid encabeza la lista de malas actuaciones que a decir verdad parecen ser su especialidad, quizás su mérito es que es tan malo que causa risa. Siena Miller hace un esfuerzo para que su personaje "La Baronesa" destaque, sin embargo el exceso de diálogos estúpidos y carentes de sentido hacen que al final sólo sea el atractivo visual de la película. Channing Tatum se pone en el papel del soldado gringo ideal, para quien el deber se antepone incluso a sus sentimientos, bajo este concepto su actuación es casi decente. Ray Park parece haber regresado del olvido y aunque su personaje -para variar- no dice una sola línea, sus habilidades acrobáticas para pelear son bien apreciadas y da vida a uno de los personajes favoritos de la franquicia, Snake Eyes. Christopher Eccleston interpreta al "malo" de la película, el cual parece una mala imitación de villano de James Bond. Continuando con este desfile de pésimas actuaciones, el resto del elenco lo conforman Joseph Gordon-Levitt, Rachel Nichols, Marlons Wayans, Arnold Vosloo y Byung-hun Lee entre otros. Cabe destacar el corto pero buen trabajo de Leo Howard y Brandon Soo Hoo quienes sorprenden por su dominio de las artes marciales a tan temprana edad, 12 y 13 años respectivamente.

Las escenas de acción son sin duda lo mejor que la película ofrece y acaban siendo la tabla de salvación de la misma. Muerte y destrucción sin sentido, efectos especiales que impactan -incluído el famoso bullet time- y peleas bien coreografiadas hacen que las casi 2 horas que dura la cinta sean entretenidas y llevaderas.

En conclusión G.I. Joe es el claro ejemplo de la película gringa palomera, ideal para ver un sábado en la noche cuando no tengas nada mejor que hacer. No conviene verla en el cine a menos que de plano estés muy aburrido y nada de lo que esté en cartelera te llame la atención.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Los villanos tienen un aire cool malévolo y no dudan en matar a quien se ponga en su camino, así sean inocentes o sus propios esbirros. Siena Miller logra ese equilibrio entre maldad y sex appeal que todos amamos en una villana.

2. ¡¡¡Destruyen París!!! que gusto me dió, bye bye Torre Eiffel.

3. Las siguientes escenas:
a) Cuando Cobra invade los cuarteles de G.I. Joe matando a un buen de soldados e hiriendo de muerte al General Hawk.
b) La mayor parte de la persecución en París, en especial el "útil" accesorio que tiene la Hummer de los villanos, ideal para conducir por las calles de la Cd. de México quitando taxis y manifestantes del camino.
c) Zartan se hace una cirugía para parecerse al presidente gringo y lo suplanta, este es el mero mero final y por supuesto da pie a la secuela.
d) Los combates entre los dos ninjas, en especial cuando eran niños.


No me latió:

1. El rollo que se inventaron de que Cobra es el hermano de La Baronesa y el mejor amigo de Duke, al que todos creían muerto pero que siempre no. Hacia el final hace el gran anuncio de que él siempre fue la mente maestra detrás de todo y convierte a McCullen en Destro. Dos minutos después los atrapan y los encierran patéticamente. Lo peor de todo esto son los diálogos y la máscara chafa de Cobra.

2. Los diálogos de la película son tan pero tan malos que ni siquiera te ríes por lástima y vaya que se nota que esa era la intención.

3. Durante la primera batalla donde aparecen los soldados de Cobra, estos aparentan ser invencibles, les explotan granadas, les disparan y ellos siguen caminando sin inmutarse, como si el viento les acariciará el rostro. Después te explican que han sido alterados con nanomáquinas para no sentir miedo y ser los soldados perfectos. El problema es que al parecer lo anterior se les olvidó porque el resto de la película los vemos correr por sus vidas, gritar horriblemente antes de morir, etc. ¡LOSERS!

4. Las armaduras usan Duke y Ripcord los hacen ver como una mezcla entre los Power Rangers y el Master Chief de Halo. Te pintan a las armaduras como la última sensación en armamento y sólo las utilizan ellos dos durante una escena.

5. La batalla final de la película, aunque es debajo del mar, es demasiado parecida a Star Wars:
a) De entrada hay un "cañón" poderosísimo que operan unos fulanos en una estación especial.
b) Snake Eyes tiene la misión de desactivar este cañón y en el inter acaba peleando a muerte con su némesis que resulta tener dos espadas que al juntarlas se vuelven una lanza doble.
c) Mientrás tanto afuera de la base, naves de los dos bandos se enfrascan en su propia pelea.
d) Los buenos salen disparados del lugar momentos antes de que todo colapse e inevitablemente explote.




Publicar un comentario