viernes, 27 de agosto de 2010

Los Indestructibles (The Expendables, 2010)

Recomendada para: Hombres
No recomendada para: Mujeres
Érase una vez una época en la que los héroes de acción dominaban la taquilla con sus cintas cargadas de adrenalina, explosiones, bellas chicas en peligro, armas y frases domingueras. En dichas películas, estos machos alfa salvaban al mundo entero una y otra vez de terroristas, dictadores comunistas, traficantes, etc., y todo gracias a sus poderosos músculos, sus conocimientos en artes marciales, un incomparable sentido del honor y la justicia, pero sobre todo, mucha actitud. Sí, esos eran los buenos tiempos en los que las películas de acción no eran pretenciosas y lo tenían todo, no como hoy en día en la que paupérrimas producciones como Encuentro Explosivo (Knight and Day) o Agente Salt (Salt) atraen al espectador con falsas promesas de acción. Afortunadamente alguien se dió cuenta de esto y decidió juntar a la mayor cantidad posible de estos héroes, para filmar una película como las de antes, una última aventura por los viejos tiempos y de paso, regresarle algo de testosterona al cine. Su nombre: Sylvester Stallone, la cinta: LOS INDESTRUCTIBLES.

Los Indestructibles es el nombre de un grupo de mercenarios quienes, liderados por Barney Ross (Sylvester Stallone), ponen sus armas, cuchillos y músculos a disposición de quien pueda pagarlos. Después de una éxitosa misión liberando rehenes de unos piratas, un misterioso hombre que se hace llamar Mr. Church (Bruce Willis) le ofrece al grupo una jugosa cantidad de dinero a cambio de liberar a la pequeña isla sudamericana de Vilena, de la opresión del malvado General Garza. El equipo viajará hasta el lugar para examinar la situación y después de una serie de acontecimientos -que implican a una damisela en peligro- Ross emprenderá una misión suicida con tal de acabar con Garza, rescatar a la chica y salvar lo que queda de su alma. Y por supuesto que sus compañeros, Lee (Jason Statham), Ying Yang (Jet Li), Hale (Terry Crews) y Toll Road (Randy Couture) no dejarán que Ross se quede con toda la diversión.

Damisela en peligro + dictador sudamericano + hombres rudos + explosiones = éxito seguro. Como se darán cuenta la película no tiene nada de especial, se trata básicamente de la misma historia que tiene el 90% de las cintas de acción. Entonces ¿en dónde radica el encanto de Los Indestructibles? Pues precisamente en que su guión es la fórmula perfecta del género, aquella que se fue perdiendo con el tiempo y que, a todos los que crecimos con estas cintas durante los años 80, nos causa una enorme nostalgia y nos emociona. Escrito por el mismo Stallone, el guión es fiel a sí mismo todo el tiempo e incluso, se da el lujo de explorar los terrenos del drama con una escena en la que Mickey Rourke (aplausos) hace un profunda reflexión sobre el estilo de vida de estos mercenarios. Pero no quiero que se vayan a ir con la finta, la película es mala, bastante diría yo, pero dentro de su propia naturaleza hay algo de genialidad, algo que la hace única y memorable. Es tan mala, que es buena.

De las actuaciones no hay ninguna sorpresa, son malas como uno esperaría en una cinta de este calibre. Sylvester Stallone aparece en el mismo papel de siempre, el de todas su películas, el del hombre rudo pero con un incomparable sentido del bien y la justicia. Si bien ya da un poco de pena ajena verlo en las secuencias de acción, es de admirarse el hecho de que a su edad lo siga haciendo. Jason Statham hace uso de su peculiar sarcasmo y torcido sentido del humor para brindar al público unas buenas carcajadas. Jet Li luce poco sus habilidades como artista marcial y en cambio opta más por el humor bobo, una mala decisión creo yo. Mientrás que David Zayas sólo causa vergüenza en su papel del General Garza, Eric Roberts encarna a ese villano tan estereotipado y tan cliché que uno no puede evitar hacer otra cosa más que aclamarlo cada que aparece en pantalla. Mickey Rourke tiene una breve pero excelente participación que demuestra su gran talento y nos deja con ganas de ver más de él en el futuro. Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger también aparecen poco (1 escena nada más) pero gracias a ellos la película consigue ese pequeño empujón para volverse memorable. El resto del elenco lo integran Steve "Stone Cold" Austin, Terry Crews, Randy Couture y Dolph Lundgren.

En conclusión, Los Indestructibles es una oda a la testosterona y deben verla si, y sólo si, son verdaderos fanáticos de este tipo de películas, esas en las que hay muerte y destrucción sin sentido. Si acuden a verla a sabiendas de esto (y con una chela en la mano), pasarán un excelente rato de diversión y carcajadas. Si por el contrario, la violencia y la acción los ofenden, mejor ocupen su tiempo en otras actividades como recoger flores en el campo, la papiroflexia o cantarle a la luna y a las estrellas por las noches (pfffffff).

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. ¡¡¡¡¡OMG!!!!! Stallone, Schwarzenegger y Willis juntos por primera vez en una misma película y en la misma escena. Desde el nombre del personaje de Willis, Mr. Church, hasta el intercambio de pedradas entre los 3 (haciendo referencia a sus anteriores películas), ésta gloriosa escena dura como unos 4 minutos y no existen palabras para describir lo CHINGONA que resulta. Tan sólo por esto, la película vale la pena. Lo mejor, lo mejor:

Willis: ¿Cuál es su problema? (refiriéndose a Arnold)
Stallone: Quiere ser presidente.
(Arnold voltea y los veo feo)

¡¡¡EPIC FUCKING WIN!!!

2. Muerte y destrucción sin sentido. Hay objetos que explotan sin motivo alguno, muchos golpes, mucha sangre, un elevado body count y casi todas estas acciones van a acompañadas de algún diálogo pinche pero jocoso.

3. Jason Statham tiene algo así como una novia que no es su novia porque anda con un patán que la golpea. Jason decide ponerle fin a esto y le pone una santa madriza al patán y a sus amigos mientras estos juegan basketball. Por un momento, cuando Jason toma el balón, pensé que comenzaría a rebotarlo en la cara del patán, pero no fue así :(

4. Statham tiene la escena más jalada de la cinta. Desde la "nariz" del avión le dispara a los malos y después de rociarlos con gasolina les dispara una bengala para hacerlos estallar. ¡¡WIN!!

5. James Munroe, el verdadero villano de la cinta, es un cliche con patas. Siempre cool, siempre bajo control, vestido impecablemente con traje aún en el clima más tropical del mundo, éste hombre se la pasa haciendo comentarios cínicos y mordaces, e incluso se da el lujo de beber café mientras una mujer es torturada frente a él.

6. Sí, lo sé. La escena dramática y filosófica de Mickey Rourke no viene mucho al caso con el resto de la película, pero nadie podrá negar que le salió muy chida.

No me latió:

1. Tengo una duda que por mucho tiempo ha atormentado mis pensamientos: ¿en verdad es TAN PINCHE DIFÍCIL conseguir extras y actores que hablen un español decente? Es increíble que de todos los pseudo latinos que salen en la película ninguno pueda hablar bien español. Y no me refiero al acento, sino que sus diálogos no tienen sentido alguno de la grámatica. "Hasta la hija del jefe coger se puede", "Tu mi dueño eres no", etc. ¡¡NO MAMEN!! con esas oraciones hasta el mismo Yoda se sentiría ofendido.

2. Gunnar traiciona al equipo y durante una pelea, Ross le hiere de muerte. Antes de "morir", Gunnar suelta la sopa sobre los planes de los villanos y al final de la película lo vemos repuesto de sus heridas y reinvicado. ¿QUÉEEEEEEEEEEEE? Osea, un final así de bonito y buena onda para un personaje como el suyo no tiene cabida en el mundo. Tache Stallone, tache.

3. Como fan de las películas de Jet Li, me pareció un desperdicio que no aprovecharán su talento para patear traseros. En su lugar hicieron de Li el bufón de la cinta. Otro tache para ti Stallone.

4. Al final de la película, Jason Statham y Mickey Rourke están compitiendo lanzando cuchillos a un blanco y de la nada Jason decide sacar sus dotes de "poeta" y se avienta el poema más estúpido, chafa y sin sentido de toda la historia. Seguramente Stallone lo escribió y pensó que estaría bien chido incluirlo en la cinta. La tercera es la vencida: FAIL STALLONE, FAIL.

5. Steven Seagal y Jean-Claude Van Damme fueron invitados a participar en la película pero no aceptaron. El primero porque trae broncas con uno de los productores y el segundo por mamón, que porque su personaje "carecía de sustancia".....PFFFFF LOSERS.


Publicar un comentario