sábado, 13 de junio de 2009

Los Secretos del Poder (State of Play, 2009)

Recomendada para: Quienes disfrutan de las teorías de conspiración y de una buena dosis de suspenso.
No recomendada para: Quienes se confunden con las tramas elaboradas.
El verano llegó a las salas de cine y junto con él las grandes super producciones de cientos de millones de dólares que de cierta forma ya tienen "asegurado" el éxito en taquillas. Es por eso que resulta raro ver durante esta temporada una película que le entra al quite con una fórmula distinta y original (dentro de lo que cabe). Los Secretos del Poder cumple con lo anterior pero además lo hace con un reflejo bastante acertado de la época en la que vivimos y probablemente viviremos en los próximos años.

El congresista Stephen Collins (Ben Affleck) recibe la noticia de que su asistente, Sonia Baker (Maria Thayer), aparentemente se ha quitado la vida. Dicho acontecimiento afecta de manera notable al congresista quien por si fuera poco se encuentra realizando una auditoría a los contratos militares que el Departamento de Defensa ha otorgado a una empresa privada en materia de seguridad. Los rumores y la especulación no se hacen esperar pues al parecer el congresista y su asistente sostenían una relación sentimental por lo que la carrera política de Collins se encuentra colgando de un hilo. Cal McAffrey (Russell Crowe) es un veterano periodista y amigo de Collins que sospecha que hay algo raro detrás de todo esto y que el "suicidio" de Sonia es realidad un asesinato relacionado con otros 2 que ocurrieron la noche anterior a su muerte. McAffrey sumará fuerzas con la joven periodista y blogger Della Frye (Rachel McAdams) y juntos se irán adentrando cada vez más en la complicada telaraña de mentiras que se esconde detrás de todo.

El guión de la película es excelente, poco a poco va soltando información que atrapa al espectador y cuando uno cree haber descifrado el misterio ¡TOMALA! la trama da un giro inesperado que cambia completamente la situación y antes de lo que uno imagina ¡TOMALA DE NUEVO! otro giro inesperado. Es en todos estos giros inesperados que residen tanto el atractivo de la cinta como su único problema, y es que a más de uno lo anterior lo confundirá completamente y al final no entenderá lo que paso. El director es Kevin MacDonald quien saltó a la fama gracias al trabajo que realizó en El Último Rey de Escocia (The Last King of Scotland) y quien en esta ocasión aprovechó al 100% y supo mezclar bien los recursos que tenía a la mano.

Las actuaciones son bastante buenas, Rusell Crowe demuestra que los kilos extra no han afectado para nada su talento, Ben Affleck no lo hace tan mal (parece que ya se le pasó la maldición JLo), Helen Mirren tiene un papel pequeño pero aún así hace gala de su talento encarnando a la odiosa jefa editorial y finalmente la sorpresa es Rachel McAdams quien demuestra un talento que en sus películas anteriores no había hecho (salió en Chicas Pesadas y Los Caza Novias, ustedes dirán). De hecho el "antagonismo" entre los personajes de Crowe y McAdams es una parte fundamental de la película, se trata de la eterna lucha entre el veterano y el novato, el adulto y el joven, los viejos valores y los nuevos.

Algo que me gustó mucho de la película es que muestra 2 grandes realidades de la actualidad: por un lado el gran impacto del fenómeno blog que lo ha llevado a ser parte fundamental de los medios de comunicación (hay incluso quienes dicen que los periódicos impresos van a desaparecer) y por otro el auge de las PMC (Private Military Company o Empresa Militar Privada) las cuales han generado mucha polémica por su intervención en conflictos armados de todo el mundo durante los últimos años (Irak, Colombia y Congo son sólo algunos ejemplos), se trata, según se dice, de mercenarios que ofrecen sus servicios al mejor postor.

Recomiendo ampliamente ver la película y hacerlo cuanto antes pues con las grandes producciones del verano a la vuelta de la esquina no dudo que los cines la quiten de cartelera rápidamente.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Ya lo dije antes pero insistiré, la química de los personajes de Crowe y McAdams es fenomenal. Tanto el maestro como la alumna aprenden el uno del otro y lo hacen sin caer en el cliché de acabar siendo una pareja o de acostarse juntos.

2. La persecución en el estacionamiento les garantizo que los pondrá de nervios, yo juraba que iban a matar a McAffrey.

3. La escena en la que McAffrey encara al congresista Fergus, en especial el diálogo cuando le pregunta como se llama la mamá de Sonia esta muy chingón.

4. Los créditos al final son bastante originales pues a manera de epílogo vemos el proceso de impresión del diario que revelará al público la verdad.

No me latió:

1. Todo el relajo de que McAffrey quiere con la esposa de Collins y que si se acostaron o no bla bla bla, en verdad lo sentí muy forzado y aunque sirve para dar contexto a la amistad de ambos a mi parecer resulta intrascendente para la trama.

2. Casi al final cuando el congresista va a su oficina saluda a los guardias que cuidan el lugar, sin embargo McAffrey entra como Juan por su casa para enfrentarse a Collins y al salir se topa con el asesino, todo esto pasa y los guardias ni sus luces, seguramente se fueron a comer rosquillas.....un error bastante tonto debo decir.


Publicar un comentario