viernes, 4 de junio de 2010

El Príncipe de Persia: Las Arenas del Tiempo (Prince of Persia: The Sands of Time, 2010)

Recomendada para: Público en general, fans del juego que entiendan en que consiste una adaptación o si te gustan las películas de aventura.
No recomendada para: Los fans más puristas del juego o si lo tuyo es el cine de arte.
Una de las cosas más difíciles al momento de adaptar una obra (televisión, libro, videojuego, etc.) a la pantalla grande, seguramente es enfrentarse a las hordas de fans indignados porque la historia y los personajes fueron alterados o modificados. Y en el universo de fans descontentos, los gamers son por mucho los más exigentes, lo sé bien porque alguna vez fui uno de ellos. Afortunadamente para mi, comprendí que adaptación no significa "hacerlo todo igualito al producto original" y afortunadamente para la saga de juegos de Prince of Persia, la adaptación al cine contó con uno de los productores más grandiosos de Hollywood: Jerry Bruckheimer.

Dastan (Jake Gyllenhaal) es un niño huérfano que sobrevive como puede en las calles del gran imperio persa, hasta que un día el rey es testigo de su valor y decide adoptarlo como su hijo. Varios años después, Dastan junto con sus hermanos, dirigen la invasión a la antigua y sagrada ciudad de Alamut, que supuestamente está vendiendo armas a los enemigos de Persia. Tras la victoria persa y durante el festejo, el rey de Persia es envenenado y como todo apunta a que Dastan es el responsable, éste se ve obligado a escapar. Decidido a encontrar al verdadero asesino de su padre y así limpiar su nombre, Dastan une fuerzas con la bella princesa de Alamut, Tamina (Gemma Artenton) y juntos se embarcan en una peligrosa misión para impedir que las fuerzas del mal liberen las Arenas del Tiempo y conquisten el mundo.

El guión es bueno, bastante sencillo y sin pretensión alguna. Lo anterior se debe al hecho de que se trata de una producción Disney, pero no se espanten, este tipo de super producciones no les quedan nada mal, Piratas del Caribe (Pirates of the Caribbean) y La Leyenda del Tesoro (National Treasure) son buenos ejemplos de esto. Así que ya saben que esperar, personajes memorables, un humor bueno e inocente (aunque hay una broma por ahí que no tanto), una buena dosis de acción, efectos impresionantes y una excelente banda sonora. La historia no es nada nuevo: el héroe caído en desgracia que se enfrenta a un sin fin de retos para al final vencer al malo, quedarse con la chica y salvar el día. ¿Bastante sencillo, no? Aquí es donde la experiencia de Bruckheimer entró en juego para darle ese empujón al concepto y convertirlo así en todo un acontecimiento cinematográfico, que pinta como mínimo para ser una trilogía.

El reparto es muy bueno y las actuaciones no se quedan atrás. En el papel principal tenemos a Jake Gyllenhaal cuya caraterización como el héroe del videojuego es impresionante. No voy a decirles que es igualito porque no lo es, pero me parece que lograron capturar muy bien la esencia del personaje y adaptarla al registro actoral de Gyllenhaal. Ben Kingsley hace un excelente trabajo como el malvado Nizam, el hermano del rey que recurrirá a todo tipo de artimañas, trucos y engaños para apoderarse del trono de Persia. Gemma Artenton no lo hace nada mal, mucho mejor que su pésima actuación en Furia de Titanes (Clash of the Titans). Ella interpreta a la "damisela en peligro", la bella princesa Tamina, cuya misión es la de salvaguardar el secreto de las Arenas del Tiempo. Por último tenemos a Alfred Molina quien es el encargado de aportar el elemento cómico a la película, él interpreta a Sheik Amar, un comerciante marginado que detesta los impuestos y tiene una extraña afición por las avestruces.

Los efectos especiales son excelentes y sin duda uno de los puntos más fuertes de la cinta, pues compensan la simpleza de la historia. Éstos fueron utilizados para crear escenarios fantásticos y emocionantes secuencias de acción. La música es otro gran acierto de la película y corrió a cargo de Harry Gregson-Williams quien entre otras cosas ha compuesto la música para las 4 películas de Shrek y la de varios juegos de la saga de Metal Gear Solid. Los dos puntos anteriores funcionan de maravilla en conjunto y logran transportar al espectador a las lejanas tierras de oriente, brindándole así una mejor experiencia.

En conclusión, El Príncipe de Persia es una película obligada para todos aquellos que disfruten del buen cine hollywoodense (osea, comercial). La mancuerna Disney-Bruckheimer deja en claro que cuando se trata de mega producciones y éxitos taquilleros, no le piden nada a nadie. No está de sobra recordarles a los fans del juego que se trata de una adaptación y que como tal, la película es muy buena, no vayan esperando ver lo mismo que el juego porque saldrán decepcionados. Mi recomendación es que le den una oportunidad, quien quita y no les desagrada tanto.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Los fans más puristas del juego podrán decir misa y quejarse todo lo que quieran, pero la verdad es que la película le hace justicia al juego. ¡¡ES UNA ADAPTACIÓN!! Es una historia aparte pero que toma varios de los elementos del juego. Entiendan eso y serán más felices, creánme.

2. En general Disney siempre me ha caído en la punta del hígado, pero reconozco que el humor y el tono de la película me agradó bastante, fue una experiencia sumamente divertida.

3. La química entre los personajes de Artenton y Gyllenhall es excelente y se puede apreciar desde el primer momento en que aparecen juntos en pantalla. Como ya lo dije, el cast estuvo de maravilla.

4. Amé las carreras de avestruces, siempre me ha parecido una cosa sumamente divertida e interesante. ¿A quién no? Son lo más cercano a una carrera de chocobos y sí, lo sé, soy un geek.

5. A lo largo de la película hay unos cambios repentinos de cámara que son iguales a los que varios juegos utilizan para remarcar que hay algo importante en escena. Muy buen detalle por parte del director el utilizar este recurso, sobre todo teniendo en cuenta que la cinta es adaptación de un videojuego.

6. Las siguientes escenas:
- Durante la introducción, cuando Dastan es un niño y escapa de los soldados brincando entre los techos de los edificios.
- Cuando Dastan durante la invasión a Alamut escala la pared de la ciudad ayudado por las flechas de sus soldados.
- Cuando Dastan aprende el secreto de la daga y regresa en el tiempo en dos ocasiones.

- Dastan logra reunirse con su tío pero descubre sus intenciones y escapa nuevamente de los soldados brincando entre los edificios y con otras acrobacias.

- La pelea entre Dastan y el asesino con los látigos, la mejor coreografía de la película.
- Sheik se enfrenta a un asesino que utiliza una gigantesca espada y le hace burla por ello. Ésta es la broma que mencioné que no estaba tan inocente, pues Sheik hace referencia a que el asesino lo tiene chiquito.
- El enfrentamiento entre Dastan y Nizam en el "cuarto" donde se encuentran contenidas las Arenas del Tiempo.

No me latió:

1. Los asesinos super locos que persiguen a Dastan. De un momento a otro parecen ser importantes cuando en realidad no lo son y sus 5 minutos de fama pasan muy rápido. Hubiera sido interesante que desarrollaran un poco mejor la idea, porque no era nada mala.

2. Desde que anunciaron la película olía a que habría secuela, pero una cosa es eso y otra la forma descarada de dejarlo en claro. Me refiero al pésimo final de la película que no concluye nada y que prácticamente fue Dastan diciéndole alguna cursilada a Tamina, corte, una escena del atardecer y la frase esa chafa del principio acerca del destino, corte, los créditos. ¡¡FAIL, FAIL, FAIL!!


Publicar un comentario