jueves, 18 de julio de 2013

Buscando a Sugar Man (Searching for Sugar Man, 2012)


Recomendada para: principalmente fans de la música, los que disfruten las historias lindas y si no les molesta el género documental. En general la recomiendo a todo el mundo. 
No recomendada para: casi nadie. Es un gran documental.
Alguien (no consigo acordarme quién fue, levante la mano el responsable) me había hablado maravillas de este documental hace ya un buen rato y, francamente, no consiguió atraparme mucho, principalmente porque no soy gran fan del rock setentero, y porque los documentales me gustan a la Michael Moore: ácidos y que metan el dedo en la llaga de algún problema social. Ahora que se estrenó Buscando a Sugar Man, a pesar de que ganó el Óscar a mejor documental en la entrega de este año, estaba ligeramente renuente a verla, sobre todo porque a media semana no se me antojaba mucho ver un documental pesado. Me da muchísimo gusto decir que estaba peor que equivocada. 

Buscando a Sugar Man cuenta la historia de Rodríguez, un misterioso músico desconocido en prácticamente todo el mundo pero emblemático para la Sudáfrica de los setenta. Dos fans deciden averiguar más acerca del icónico artista cuya música le habló a las jóvenes mentes revolucionarias, reprimidas por las terribles reglas de la época del apartheid, y lo que encontraron fue algo extraordinario.  

De entrada debo decir que la historia, a pesar de parecer "superficial" en comparación con las técnicas Michaelmoorescas de bullying documental, alcanza niveles de profundidad increíbles y, más que eso, niveles emocionales que jamás me imaginé. El afán por contar la historia llevó a los realizadores a límites medio intensos (como tener que grabar pedazos en una app para celular, porque se les acabó la lana para cinta), y es que en verdad, la historia de Rodríguez merece ser contada; supera con creces al ámbito musical, convirtiéndose realmente en un mensaje de humanidad básica. 

No hay mucho más que pueda decir sin arruinar el efecto de la cinta, por eso el resto de mis comentarios se irán  la sección restringida, la de los spoilers. Mi recomendación es que corran a verla de inmediato, puedo asegurarles que se llevarán más de una grata sorpresa. Se trata de una las más grandiosas historias jamás contada.

Ana Sthal @anasthal

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió: 

1. ¡Rodríguez está vivo! Ok, ok, cuando quienquiera que haya sido me platicó de la peli, me contó esa parte. Yo ya sabía que Rodríguez estaba vivo y con todo me emocioné de una manera muy intensa, particularmente cuando vi que se trata del tipo más sencillo del planeta: filósofo, filántropo, humanista y humanitario. Si no por la música, por su personalidad sí me vuelvo fan. Y si esa no es una enseñanza de vida, entonces ¿qué diablos es?


2. Las sutilezas: las tres hijas de Rodríguez cuentan sus puntos de vista de la personalidad y de la historia de su papá, y si se fijan bien, alcanzarán a ver cómo a una le duele más que a las otras, otra es como ferviente admiradora y hasta imitadora de su padre, y la tercera es quizá la que menos atención presta pero que trae algunas cosas de la personalidad de Rodríguez.

3. La emoción de los realizadores del documental cuando encuentran a Rodríguez; particularmente cuando llama por teléfono buscando a Sugarman. 

4. "Cause": la profética canción triste y la historia que cuentan alrededor de ella. Se me hizo el corazón de pasita con lo de que lo despidieron dos semanas antes de Navidad.  

No me latió: 

1. Quién sabe quiénes hayan sido, pero hay un círculo en el infierno reservado para los desgraciados que se quedaron con las regalías de la venta de discos en Sudáfrica. 


Publicar un comentario