lunes, 15 de julio de 2013

Guerra Mundial Z (World War Z, 2013)

Recomendada para: Si disfrutas las películas de zombies, de acción... o de acción con zombies.
No recomendada para: Si los zombies, la ciencia ficción, las historias apocalípticas y las exageraciones no son lo tuyo o si esperas una película de terror.
Las expectativas del equipo de Maíz Palomero en torno a esta película estaban divididas. Yo, francamente, obtuve todo lo que esperaba, y para otros la sorpresa fue agradable. A pesar de todo lo exagerado que pueda tener, Guerra Mundial Z es una muy entretenida y divertida opción (si los zombies no te causan asco desmedido y no esperas realismo puro) para pasar un rato cotorro en el cine.

Gerry Lane (Brad Pitt) es un ex-empleado de las Naciones Unidas que decidió retirarse para pasar tiempo con su familia. Lamentamos informarle al señor Lane que su plan no saldrá como quiere, porque la pandemia zombie empezará cuando su vida parece más tranquila y tendrá que volver a ponerse la camiseta de héroe para salvar a sus seres queridos del peligro y, de paso, al mundo.

La premisa, así, tan simple, no parece tener nada de interesante. Así pasa en general con las películas de acción; casi todas siguen la fórmula de "héroe salva al mundo", o las de zombies: "hay zombies, se acaba el mundo", pero es en los detalles y en la forma de contar la historia en donde pueden lograr sorprendernos. Es éste el caso de Guerra Mundial Z, que le prestó atención a los detalles y las diferencias, y cuyo resultado fue, en términos generales, positivo.

Incluso esta idea de los zombies-marabunta (sobre la cual cayó una de las principales controversias entre el equipo de este blog) no resulta tan perjudicial, si la vemos como accesorio para contar una historia de manera un tanto distinta a como se ha venido haciendo hasta ahora. Seamos sinceros: los zombies han tenido que evolucionar, desde los descerebrados lentos del cine de antaño, hasta llegar a entes veloces como los de Exterminio o la española Rec. En este entendido, los zombies-marabunta podrían ajustarse al segundo rubro, pero sin caer en la vil copia de producciones tan buenas como la ya mencionada Exterminio.

Para llegar a esto, los creadores de Guerra Mundial Z tuvieron que hacer uso de efectos especiales por computadora bastante decentes, punto a favor. El punto en contra es que los zombies, vistos de cerca, dejan mucho que desear por la cuestión del maquillaje, que es bastante chafa (en especial para los fans del género que estén siguiendo de cerca la serie de TV The Walking Dead, es casi inevitable comparar). Tratándose, como dije antes, de una cinta de acción, se explica que el gasto mayor sea para las escenas monumentales, aunque no es pretexto para que el maquillaje no sea competitivo. 

Un punto "flojo" de la cinta es Brad Pitt. No es que el señor me caiga mal, al contrario: ha demostrado que sus dotes actorales no son nada despreciables y el papel de Gerry Lane le queda corto. Le creeríamos mucho más este rol a un actor menos versátil... como Tom Cruise o algo así (con todo el respeto que me merece). El resto de las actuaciones tampoco resalta mucho; no esperen ver interpretaciones merecedoras de Óscar por ningún lado.  

Así qué ya saben: si andan buscando algo palomero para este verano, de acción y poco realismo, Guerra Mundial Z es una buena opción, antes de que alguno de los próximos estrenos la saque de cartelera.

Ana Sthal @anasthal

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. La muerte del virólogo genio. Es de las cosas más chistosas que he visto en mi vida, y que no se haya convertido en patiño del personaje central fue punto extra.

2. La escena en que el teléfono de Gerry suena mientras anda silenciosamente en bicicleta.

3. Ok, a pesar de los comentarios contradictorios que he recibido, a mí SÍ me gustó la explicación al problema: el virus busca un huésped sano y por eso no ataca a los enfermos terminales.

4. El final de la película: no terminamos con la invasión zombie, simplemente encontramos una solución parche. O sea, la historia termina por resultar no tan heroica como pareciera, Gerry no salva a la humanidad, sino que le da una herramienta para defenderse y quizá sobrevivir, cosa que, al final del día, me parece mucho más realista a pesar de todo lo exagerado de la cinta.

5. Que Brad Pitt adopte niños extranjeros hasta en sus películas no tiene precio.

No me latió:

1. Súper Gerry con GPS integrado: su avión se estrella en medio de sepa Dios dónde y él llega, como si nada, al edificio de la OMS, con todo y un pedazo de avión clavado en el bazo. Inverosímil hasta el paroxismo.

2. Un problema con la explicación: el soldado en Corea explica que él tiene una pierna que le está dando lata (asumimos que está torcida, inflamada o algo por el estilo), cosa que Gerry recuerda para atar los puntos y darse cuenta de que a los enfermos no los ataca. Sin embargo, ni a Gerry ni a Segen, uno con el costado perforado y la otra sin mano, los persiguen los zombies cuando están en el edificio infestado de la OMS. Un gran FAIL.

3. El zombie-ardillita. En una de las escenas que se suponen que generen tensión terrible en el público, el zombie tirando mordiditas causa una gracia tremenda.

4. ¿Cómo está eso de que la Ciudad de México es pérdida total? Bien ahí, compadres; esperemos que si ocurre una desgracia realmente no nos eliminen así de gacho y en cinco minutos.;


Publicar un comentario