martes, 6 de noviembre de 2012

Juez Dredd (Dredd, 2012)


Recomendada para: fans de las películas de ciencia ficción con acción, balazos, sangre, muerte y destrucción sin sentido o aquellos que usan Instagram hasta para tomarle fotos a los mosaicos del piso o los dedos de los pies.
No recomendada para: detractores de todo lo anterior.
Desde el trailer se veía venir: esta película tiene acción hasta en las partes lentas, golpes, porrazos, gritos y sombrerazos, sangre, balaceras y explosiones al por mayor; todo esto enmarcado en el horrible y decadente mundo del futuro post-nuclear. ¿Podíamos pedirle otra cosa a un remake de una película de Stallone que, a su vez, está basada en un cómic? Dredd fue todo lo que esperábamos: se trata de una cinta entretenida de principio a fin que no te deja descansar ni un minuto y que, encima de todo, trae dos que tres sorpresas bastante agradables.

La premisa básica de las tres historias (o sea, del cómic, la peli de 1995 y ésta) es: un mundo post-apocalíptico en el que las sociedades se han agrupado en ciudades inmensas, pero hay tanta gente que tienen que vivir en edificios gigantescos o “megabloques”, en los cuales, obviamente, ocurren cualquier cantidad de incidentes ilegales. El sistema de justicia funciona en la figura de los jueces que son, a la vez, policías -o sea, andan buscando a los criminales- y verdugos -apresan a los malhechores o, si la sentencia lo indica, ejecutan la pena de muerte ahí, en corto.

Lo que diferencia a este Dredd (encarnado en la figura de Karl Urban) del de Stallone es la historia: en esta ocasión el juez, acompañado de la psíquica y novata Anderson (Olivia Thirlby), intentará resolver un triple homicidio en Peach Trees, un megabloque dominado por un clan de narcotraficantes encabezados por la sanguinaria Ma-Ma, papel interpretado por Lena Headley (Cersei Lanister de Game of Thrones, para los cuates... y si no han visto Game of Thrones, ¿qué están haciendo con sus vidas? Bueno, basta de comerciales). Este clan trafica con una droga bastante peculiar, Slo-mo, que te hace percibir el tiempo en cámara lenta (es a esto a lo que me refería cuando, más arriba, hablé de las partes lentas de la película). El juez y la novata tendrán que enfrentarse a los integrantes del clan a todo lo largo y ancho de cien enormes pisos de departamentos.

Primera sorpresa agradable: el Slo-mo es la razón por la cual mencioné, en las recomendaciones, que los fans de Instagram disfrutarán de esta película. Las escenas en cámara lenta se parecen al estilo de las fotos que la aplicación saca, y ya fuera de broma, la película en 3D es una delicia visual, a pesar de mostrar un mundo asqueroso, puerco, sangriento. Es violencia en 3D, cámara lenta, alto contraste y brillos por todos lados y, la verdad, se ve muy bien.

Segunda sorpresa: Lena Headley. Si bien es cierto que aparece poco en la película, Ma-Ma es, probablemente, una de las villanas más malditas que he visto en mi vida; nada de apasionamientos ni de berrinches, la mujer es la maldad pura, asesina a sangre fría y toda la cosa, y Headley lo logró a la perfección. Además, puntos extra al maquillista que la hizo ver verdadermente fea, le da muchísimo más realismo al personaje. El resto de las actuaciones no están mal, aunque tampoco son sobresalientes; los personajes están diseñados para contrastar: el juez es toda la rectitud de la justicia a cualquier costo, la novata es la sensibilidad y la intuición que le sirven de contrapeso; el primero gruñe durante toda la cinta, la segunda tiene dos tres metidas de pata que le dan un poco más de matiz a su actuación pero sin llegar a ser la gran cosa.

El arte y vestuarios de la cinta también están padres, llenos de referencias al cómic y a la peli anterior, y logran que te compres el ambiente tenso y asqueroso en el que se desarrolla la historia. En general, como dije al principio, es una película entretenida que logra su cometido: presentar una historia de acción en un panorama violento, emocionar a los espectadores y regresarlos a sus casas sin dejarles mucho más en que pensar. Si son fans del género o si quieren pasar un rato agradable y desconectar un rato la mente, deben considerar Dredd.

Ana Sthal @anasthal


Me latió:

1. La escena en la que Anderson, con su super poder mutante, se mete en los pensamientos del tipo al que traen prisionero. Rematando con el charquito de pipí del miedo que le dio al tipo, es cuando dices: esta novata no está tan bruta como me dijeron al principio de la película.

2. ¡Las armas de los jueces! Nada de artillería pesada, el diseño simple y ligero de un aparatejo superpoderoso que trae cualquier cantidad de funciones distintas. Caray, cualquier smartphone se queda corto.

3. La muerte de Ma-Ma es una cosa horrorosa pero en cámara lenta y con brillitos por todos lados. El contraste fue buenísimo.

No me latió:

1. La única razón por la que esta película no recibió una altísima calificación de mi parte es porque, la verdad, saliendo del cine no piensas mucho más en ella. Todo queda en ese pequeño universo, no te quedas con muchas ganas de ver más, ni te deja dudas existenciales ni nada por el estilo. Siendo que amo las pelis que te dejan dos o tres días pensando en ellas, este fue el único punto negativo de Dredd.



Publicar un comentario