lunes, 6 de agosto de 2012

El Sorprendente Hombre Araña (The Amazing Spider-Man, 2012)


Recomendada para: Adolescentes o gente que disfruta de las películas de superhéroes.
No recomendada para: Puristas del comics.
A pesar de ser uno de los superhéroes más queridos y populares, Spider-Man no ha tenido sino cuatro películas (no como Batman, que ha tenido como miles... y contando). De esas cuatro, las tres primeras  fueron estelarizadas por el mismo actor, el buen Tobey Maguire, que ya está demasiado viejo para encarnar al simpático vigilante y que, por lo mismo, necesitaba ser sustituido. Pobrecillo. Así es como llega el reboot de la serie a las pantallas, con Andrew “el socio incómodo de Mark Zuckerberg” Garfield como estrella y apoyado por un gran reparto.

Peter Parker queda huérfano siendo aún muy pequeño y en circunstancias particularmente sospechosas. Su padre, un prominente científico, y su madre lo encargan con los tíos Ben y May, junto con un portafolios misteriosón. Durante la problemática etapa de la adolescencia preparatoriana, Peter tendrá que resolver no sólo la historia de la súbita muerte de sus padres sino toda una nueva identidad al adquirir los poderes y habilidades de una araña.

La historia no tiene nada de complicado, ya todos la conocemos y sin embargo el director, Marc Webb, decidió contarnos un poco más del origen y motivos de Spider-Man. Para ello -y para que la película venda más entre el público adolescente... cuándo no- decidieron darle al ñoño de Peter Parker una personalidad bien hipster-cool y ubicar la historia en un ambiente completamente distinto al de las cintas anteriores, las series de televisión y el mismo cómic. Lo que sí es un hecho el señor Webb ya nos demostró una vez, en su otra película (500) Days of Summer, que es buenísimo para regalarnos personajes femeninos increíbles y buenas historias románticas. Además de eso, varios detallitos de cómo funciona Spider-Man en el cómic (y que omitieron en la serie anterior) están bien cuidados.

El interés romántico de Peter Parker en esta ocasión es Gwen Stacy, la perfecta novia preparatoriana, interpretada por Emma Stone quien, dicho sea de paso, hace un trabajo bastante bueno. El villano es el Dr. Curt Connors, the Lizard, interpretado por Rhys Ifans (el roomie vago de Hugh Grant en Notting Hill y Xenophilius Lovegood en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte). Si bien no está tan padre -para mi gusto- como el Duende Verde de Willem Dafoe, la verdad es que el señor Ifans sí se rifó. Por otro lado, los tíos Ben (Martin Sheen) y May (Sally Field), ambos grandes actores, están bastante desaprovechados -por no decir un poco chafas- tanto como personajes como en cuestiones de actuación. Spider- Man está increíble -no Peter Parker, Spider-Man- bien smartass, cual debe ser; divertido, ingenioso y noble. Además hay en la peli pequeños y sutiles detalles medio emocionales que hacen que nos caiga todavía mejor.

Para rematar, la realización en general es buena; si bien hay algunas serias fallas que yo le adjudico a la dirección de actores -cosas como que Andrew Garfield llora de la manera más patética en las escenas más importantes-, las cuestiones de ambientación, banda sonora, planeación de las secuencias de acción, etc., están bien hechas y logran escenas que son interesantes y entretenidas.

Concluyendo, si les late la idea de ver una buena peli, entretenida y ligera este verano (y ahora con salas más vacías, porque Batman está acaparando al público), vayan a ver Spider-Man, muy recomendable.

Ana Sthal @anasthal


Me latió:

1. El chiste de Godzilla. Lo amé, casi muero de risa.

2. El cameo de Stan Lee es sencillamente el mejor en toda la historia de los cameos de Stan Lee. Casi vuelvo a morir de risa.

3. La escena del beso entre Gwen y Peter. Está algo cursi, pero más tirándole a cool. Me gustó mil veces más que el clásico beso de cabeza entre Tobey Maguire y Kirsten Dunst.

4. La escena en la que Spider-Man teje la telaraña en la alcantarilla, esperando a Lizard. En general las escenas de pele entre ellos están muy padres, sí parecen 2 animales peleando.

5. Emma Stone :)  (este punto es cortesía de Diego)

No me latió:

1. Aquí, más que reflejar mi opinión, reflejaré la del equipo de Maíz Palomero: ¿qué diablos le pasó a la frase épica del tío Ben “with great power comes great responsability”? Salieron con una ñoñada como de “a ver, chavitos, si no pueden entender la frase, se las vamos a explicar con manzanitas”. A pesar de todo, debo decir que me gustó más la escena de la muerte del tío en esta ocasión.

2. Peter llorando cuando se muere el tío y cuando muere el papá de Gwen. Falso, forzado, chafa. Hubieran traido a Mel Gibson para que le diera unos tips :P

3. Chafísima también que Peter entiende y resuelve como en cinco minutos la ecuación que el Doctor Lagarto lleva 17 años tratando de encontrar.



Publicar un comentario