viernes, 15 de junio de 2012

El Cuervo (The Raven, 2012)


Recomendada para: los que disfruten de los thrillers, si te gustó Desde el Infierno (From Hell) o si te cae bien John Cusack.
No recomendada para: los que anden buscando una biografía seria de Poe o una película profunda y significativa.
No sé a ustedes, pero a mí me encanta Edgar Allan Poe. He de confesar que, si bien no he leído toda su obra, “El Cuervo” es uno de mis poemas preferidos. Por eso, cuando me enteré de que iba a haber una película de Poe, titulada El Cuervo y que iba a estar estelarizada por John Cusack la verdad quedé muy intrigada. Lo primero que llegó a mi mente fue aquella parodia de los Simpson (ya saben, esa de la Casita del Horror en la que Bart es el cuervo que asedia a Homero) y me dio mucha curiosidad cómo harían una película en honor al poema. Lo cierto es que el poema no es el tema central de la cinta, y la vida de Poe, como mencioné en las recomendaciones, queda apenas delineada en algunos detalles, aparte de los cuales sólo podremos ver ficción. Sin embargo, el resultado fue un churrazo de thriller entretenido para pasar un rato ameno.

John Cusack encarna a Edgar Allan Poe, el famoso, macabro, borracho y algo arrogante narrador y poeta. Los últimos días de su vida -como aclara una nota al iniciar la cinta- son un misterio, y tan sólo se conocen detalles acerca de su fallecimiento: alguien lo encontró moribundo en un parque de Baltimore, sin que llegara a aclararse jamás la verdadera causa del hecho. Con estos mínimos datos nos adentraremos en una historia de crímenes horrendos que imitan a los que Poe narra en sus cuentos. La policía de Baltimore, encabezada por el Detective Fields (Luke Evans), recurrirá al reconocido escritor para resolver el caso.

La verdad es que, como mencionaba antes, el 99.9% de la película es ficción pero no por eso deja de ser entretenida. La historia trata de imitar el estilo de Poe para convertirse en una más de sus narraciones macabras. El guión en realidad es bueno: se trata de una trama circular (de esas que empiezan mostrándonos el final) que hace un nudotote y al final lo deshace de manera decente. El 0.1% restante se agradece: varias alusiones y referencias a los cuentos de Poe -incluso los que no imita el asesino-, un par de menciones acerca de la atormentada vida amorosa del autor, algún comentario por ahí acerca de su brevísima carrera militar y, para rematar, un fragmento pequeñito del cuervo que, dicho sea de paso, Cusack no recita tan mal.

Hablando de Cusack, debo decir que la caracterización de Poe no fue tan buena: nada más con ver las fotos del original se nota que al actor le faltan kilos y kilos de desesperanza, tristeza y actitud emo. Sin embargo, hay momentos en los que sí se olvida que es John Cusack el que está en pantalla, principalmente por el manejo del lenguaje. O sea, le salió más o menos. Comparte créditos con el maravilloso Brendan Gleeson, que interpreta al Capitán Hamilton, el padre del interés amoroso de Poe, Emily Hamilton (Alice Eve). Las actuaciones, en general, no son malas, pero tampoco son majestuosas.

Algo que sí está muy bien es todo lo relacionado con dirección de arte, vestuarios, ambientación, etc. Los escenarios están bien cuidados, los vestuarios son muy buenos y los asesinatos son bastante gore(puntos extra por esto). Además, las escenas de tensión están bien logradas, cumplen con el cometido de mantenerte al borde del asiento, aunque sea por un ratito.

En resumidas cuentas, El Cuervo es una película recomendable para pasar el rato, plantea un buen misterio y lo resuelve de manera decente. Con todo y todo, tampoco quiero decirles que no se la pueden perder porque, al ser verano, seguramente habrá muchas cosas más importantes que elegir en la cartelera.

Ana Sthal @anasthal

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. Los detalles de los cuentos de Poe están llevados al extremo. Por ejemplo, en el cuento El pozo y el péndulo, el personaje central se salva (perdón por el doble spoiler), en cambio en la película, el personaje muere más feo que algunos de los personajes en Saw.

2. La escena del baile y la Máscara de la Muerte Roja.

3. La lectura de El Cuervo, nomás por palera. Aunque sí debo reconocer que hay mejores, como la de Christopher Walken.

No me latió:

1. Los escritores se quisieron sentir Poe y, la verdad, me parece bastante pretencioso. No es como si el cuate hubiera tenido un estilo fácil de imitar, sobre todo en lo que a lenguaje se refiere.

2. Eso de que, al final, todo sea una mentirota no está tan padre. Emily Hamilton no existió, los asesinatos jamás ocurrieron, etc. Creo que los escritores hicieron trampa: la película podría funcionar con cualquier personaje ficticio que no fuera Poe, excepto por el hecho de que los asesinatos se basan en sus cuentos. Sí pienso que hizo falta un poquito más de “respeto” a la vida del autor. La verdad creo que me gusta más la parodia de los Simpson, al fin y al cabo.



Publicar un comentario