viernes, 20 de mayo de 2011

Rápidos y Furiosos 5in Control (Fast Five, 2011)

Recomendada para: Si te gustan las emociones fuertes, la velocidad, los autos, las mujeres y sobre todo si eres fan de la franquicia.
No recomendada para: Si desde la primera película te pareció una jalada.

¿Quién iba a pensar que esa película sobre corredores callejeros de 2001 se convertiría en una de las sagas más taquilleras de la década? Y es que a pesar de lo que dicen sobre las segundas, terceras y cuartas partes (que nunca son buenas), la serie de Rápido y Furioso comprueba el dicho popular de que "no hay quinto malo". En su más reciente entrega, la serie se reinventa así misma y hace un cambio de género, dejando un poco de lado las carreras para enfocarse mucho más en una historia de polícias y ladrones, de persecuciones con una pizca de Robin Hood. ¿El resultado? Una de las cintas más palomeras que puedan existir y probablemente la mejor de la saga.

Condenado a cadena perpetua por sus delitos, Dominic Toretto (Vin Diesel) logra escapar de la justicia gracias a la ayuda de su hermana Mia (Jordana Brewster) y de el ex-policía Brian O'Conner (Paul Walker). Perseguidos por el FBI, los 3 no tienen más remedio que huir lo más lejos posible y al llegar a Río de Janeiro deciden que es momento de desaparecer por completo y no dejar de huir para siempre. El plan es robarle su fortuna a Hernán Reyes (Joaquim de Almeida), el mafioso más poderoso de Río, y con ello retirarse de una vez por todas. Pero para lograrlo, primero deberán reunir a los más hábiles corredores del mundo y juntos eludir a los comandos armados de Reyes y, por si fuera poco, a Luke Hobbs (Dwayne Johnson), un agente federal conocido por su rudeza, su efectividad y porque nunca ha fallado una sola misión.

Como mencioné anteriormente, la cinta deja de lado al género que la vio nacer y se convierte en una especie de Ocean's Eleven pero con mucha más acción y menos bla bla bla. La mayor parte de la película trata de como el equipo pone en marcha su plan y sólo una pequeña parte tiene que ver con las persecuciones en auto, aunque son estas escenas sobre las que recae el peso completo de la cinta. El guión no es malo pero tiene muchos detallitos y huecos que brincan fácilmente si uno pone la suficiente atención a lo que va ocurriendo, aunque si les puedo decir que es muchas veces mejor que los guiones de entregas anteriores, en especial de la cuarta cinta. Al juntar a varios de los personajes de la saga, la película añade el factor fanservice a la fórmula, algo que los fans de hueso colorado apreciarán sin duda alguna.

Las actuaciones, al igual que en las películas anteriores, son medio malonas pero finalmente cumplen su cometido. Vin Diesel regresa en el papel de hombre macho y rudo que todo lo puede por el simple hecho de ser él. Podrán decir lo que quieran de Vin Diesel, pero la verdad es que nació para el papel. Paul Walker de igual manera no hace nada nuevo y se mantiene en la zona de confort. Dwayne Johnson y Joaquim de Almeida son quienes mejor lo hacen pero creo que más que talento, tiene que ver con que sus personajes son nuevos dentro de la saga y no están choteados como los demás. El resto del reparto lo integran Sung Kang, Ludacris, Tyrese Gibson, Matt Schulze, Gal Gadot y Tego Calderon, quienes ya habían aparecido en la saga y en su debut inicial tenemos a la guapa Elsa Pataky y al cantante sudamericano Don Omar.

En conclusión, la película es sumamente entretenida gracias a la cantidad de destrucción y acción con la que cuenta. Lo bueno es que al cambiar un poco de género, no es necesario haber visto las cintas anteriores para disfrutarla o entenderla, así que no se preocupen. Fuera de esto, la película no tiene nada más por ofrecer, así que ni le busquen porque se van a decepcionar si esperan demasiado de ella. Ideal para ver el fin de semana si es que las funciones de Thor siguen agotadas. Por cierto, al final hay una escena extra con un adelanto de lo que podemos esperar en la sexta entrega (sí, habrá otra película al parecer) que honestamente me pareció PFFFFFF.

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. La pelea entre Vin Diesel y The Rock es uno de los momentos con mayor testosterona en la historia del cine y de la humanidad. Desde que Gerald Butler y sus 300 patearon traseros persas, el cine no había visto una pelea tan fregona.

2. Luke une fuerzas con Dom para vengar a los miembros de su equipo, asesinados durante una emboscada de los matones de Reyes. Me encanta todo eso que dice Luke de "voy a ayudarte por esta ocasión, pero seguimos siendo enemigos y te voy a llevar ante la justicia", soy fan de ese tipo de relación "antagonista".

3. La persecución final en la que Brian y Dom destruyen las calles de Río mientrás manejan atados a una caja fuerte, es maravillosa. Destrucción, destrucción, destrucción y todavía más destrucción, así es como me gustan las persecuciones. La verdad, supera por mucho a la persecución de Matrix Reloaded, le pese a quien le pese.

No me latió:

1. ¿Qué con el personaje de Elsa Pataky? Irrelevante completamente, su única función es la de que Dom tenga una mujer para reforzar que es bien rudote y macho.

2. El epílogo buena ondita donde vemos que todos fueron felices por siempre. No sé, simplemente me pareció cursísimo, hasta pareciera que Disney metió su mano en el guión. Ah no esperen, olvidé que le copiaron a Ocean's Eleven.

3. ¿Van a revivir a Michelle Rodríguez en la siguiente película? EPIC FAIL


Publicar un comentario