lunes, 26 de marzo de 2012

Historias Cruzadas (The Help, 2011)

Recomendada para: Si te interesa el tema del racismo o si las cintas de tema femenino son lo tuyo.
No recomendada para: Si las pelis de acción son tu mero mole y eso de los melodramas no te va o si te chocan los temas domésticos.
Desde que vi el póster de esta peli dije “eso lo tengo que ver”: una película sobre el racismo sesentero en el sur de Estados Unidos con Emma Stone, o sea, en tono cómico (sí, la verdad es que Emma Stone nos ha demostrado, hasta ahora, que lo suyo es la comedia). Luego supe que la cinta tenía tres nominadas al Oscar y ganadoras ya de varios premios, y la cosa se puso cada vez más interesante. Y, al salir del cine, mi primer pensamiento fue: “justo lo que esperaba”.

Es la década de los sesenta en Jackson, Mississippi; el racismo está a todo lo que da, por lo visto la guerra civil y sus consecuencias emancipadoras no les sirvieron de nada a los negros, atrapados en los empleos que nadie quiere, con sueldos miserables y tratos inhumanos. Las mujeres de color sólo pueden trabajar como sirvientas en las casas de mujeres blancas -y ricas- que se dan vidas de ocio y superficialidad. Este es el caso de Aibileen Clark (Viola Davis), que trabaja para la familia Leefolt y cuida a la pequeña Mae Mobley. O de Minny Jackson (Octavia Spencer), que trabaja para los Holbrook. La historia surge cuando Skeeter Phelan (Emma Stone), una blanca de veintitantos, recién graduada y aspirante a escritora, regresa a Jackson. A Skeeter se le ocurre la peligrosa idea de escribir un libro que haga pública la tristeza con que los negros tienen que conducir sus vidas. Skeeter tendrá que lanzarse con todo cuidado a convencer a las criadas de que le cuenten sus historias.

La película es triste; la situación de Aibileen podría hacer llorar a unos cuantos, y a la mayoría nos lastima en el fondo. También es graciosísima; la irreverencia con que Minny se enfrenta al mundo de los blancos es admirable. Además es seria; la superficialidad y vacuidad del mundo de las blancas nos deja mucho en qué pensar. Las actuaciones de las tres nominadas, Viola Davis, Octavia Spencer y Jessica Chastain (que interpreta a Celia Foote) son realmente maravillosas; realistas, sensibles, humanas, cuidadosas de los detalles. También Bryce Dallas Howard, que interpreta a la horrible Hilly Holbrook, trabaja genial. Sin embargo, aunque tenía muchísimas ganas de ver a Emma Stone, me equivoqué en eso de que le daría el tono cómico a la película y , la verdad, en esto del melodrama se quedó cortísima; no es que sea mala, es que no tiene nada, pero nada que hacer junto a las otras. Espero que les haya aprendido algo y que, en el futuro, su trabajo mejore.

Vestuario, maquillaje, arte, todo eso también es bueno en la realización de esta cinta (sin llegar a niveles de Óscar). En general, logran transportarte bastante bien a la época y sitio en cuestión. Como dije antes, los detalles están muy bien cuidados; por ejemplo, algo que me encantó fue el uso del lenguaje y el acento sureño por parte de los actores y que, aunque sea una cosita de nada, resulta importante a la hora de lograr el realismo en la peli.

Como dije al incio, en las recomendaciones, esta cinta es de tema femenino (las mujeres podremos entender mejor lo mulas que, en ocasiones, llegamos a ser) aunque no con esto digo que los hombres no puedan disfrutarla. Esencialmente es una historia de humanidad, de lo bueno y lo malo de dos sociedades distintas conviviendo en el mismo espacio, de verdades históricas que nos deben hacer pensar en nuestros tabúes y sus alcances (sí, la historia se desarrolla en los sesenta, pero el mensaje podría transportarse de distintos modos a otras épocas y países). En conclusión: se trata de una película sencilla con un gran mensaje, que apela a los sentimientos humanos y humanitarios que todos tenemos en mayor o menor medida, y que es capaz de abrirnos los ojos a realidades diferentes a la nuestra. Además, las actuaciones, como ya dije, son una verdadera delicia. Muy recomendable.

Ana Sthal @anasthal

ADVERTENCIA: Los siguientes párrafos contienen información esencial acerca de la trama de la película.

Me latió:

1. La mancuerna Minny – Celia es, sencillamente, fenomenal. Además de hacernos reír bastante, es de lo más lindo que tiene la historia: la capacidad que dos personas tienen de encontrarse la una a la otra, más allá de cualquier limitante de raza, condición social e, incluso, forma de ser. Bien merecido el Óscar de Octavia Spencer pero, sin duda, la nominación de Jessica Chastain es merecidísima.

2. La relación que tiene Aibileen con la pequeña Mae Mobley, y su paralelo con Skeeter y Constantine; es tristísimo ver que las mamás no cuidan a sus hijos y que los encargan a las criadas, pero todavía más triste es ver que al final, cuando los niños crecen, ellas se convierten en desechables. 

3. La escena de “eat my shit”. Lo que hace que esta escena me haya parecido realmente graciosa es que, cuando Minny le da a conocer a Hilly el ingrediente secreto del pastel, la primera en reaccionar es la señora Walters (Sissy Spacek, ¡wow!) con una sonora carcajada. No sé a ustedes, pero me dio más gusto que asco.

No me latió:

1. Emma Stone. Insisto, no es tanto porque sea mala; en realidad me parece que es una actriz bastante agradable. Sin embargo creo que, aunque es el personaje principal, no está bien delineada como tal, parece más bien un personaje de apoyo, quedando incluso por debajo de Octavia Spencer, que sí interpreta a un personaje secundario. Creo que esto pasó, en parte, porque la peli es una adaptación de una novela, en la que obviamente hay más espacio y tiempo para desarrollar a los personajes. Aunque no niego la falta de pericia actoral y experiencia junto a las demás.

2. Lo del ligue de Skeeter como que no tiene mucho sentido al final. De nuevo, pienso que esto es culpa de que el personaje está poco desarrollado. 

3. Otra vez, falta de desarrollar a la mamá de Skeeter. Hasta cierto punto de la peli, la vieja nos resulta odiosa y, cuando revelan que corrió a Constantine es como para matarla. Luego sale con su “hijita, tienes unos pantalones que ya quisiera cualquiera en esta famila”. La verdad es que no se la creí mucho.



Publicar un comentario